EFEKabul

Las muertes de civiles causadas por las operaciones de las fuerzas afganas e internacionales en el primer trimestre del año en Afganistán alcanzaron cifras récord, superando por primera vez las ocasionadas por los talibanes y otros grupos, anunció hoy en un informe la Misión de la ONU en Afganistán (UNAMA).

"La UNAMA observa con preocupación que las fuerzas progubernamentales fueron responsables de más muertes de civiles (305) que los elementos antigubernamentales (227) durante el primer trimestre de 2019", señala el informe, que documenta las víctimas entre el pasado 1 de enero y el 31 de marzo.

La misión insistió en que en este periodo más de la mitad del total de 581 muertes civiles (49 muertos no pudieron relacionarse con ninguna de las partes en conflicto) se atribuyeron a las fuerzas afganas y a las tropas internacionales.

En este sentido, UNAMA expresó su preocupación por el continuo y significativo aumento de víctimas civiles debido a bombardeos aéreos, que aumentaron en un 41% respecto al mismo periodo del año anterior, y a las operaciones de búsqueda de insurgentes, que supusieron un repunte del 85 %.

Desde 2009, cuando la UNAMA empezó a contabilizar el número de víctimas civiles en el conflicto afgano, los muertos y heridos causados en este tipo de incidentes por las fuerzas gubernamentales y extranjeras nunca habían sido tan numerosos.

En lo positivo, las cifras generales de víctimas en el primer trimestre, 1.773 (581 muertos y 1.192 heridos), muestran una disminución del 23 % en comparación con el mismo período de 2018, en el que se registraron 2.305 víctimas (799 muertos y 1.506 heridos), lo que supone a su vez la cifra más baja en el mismo periodo en seis años.

La UNAMA relacionó ese descenso en el número de víctimas con una disminución de los ataques suicidas gracias a las conversaciones de paz que llevan produciéndose los últimos meses entre Estados Unidos y los talibanes, además de un invierno muy duro que rebajó los enfrentamientos.

"La disminución general de víctimas civiles se debió en gran parte a una reducción significativa (76 %) de las víctimas civiles por ataques suicidas", señaló.

Durante el primer trimestre del año se registraron concretamente cuatro ataques suicidas que causaron 178 víctimas civiles, muchas menos que las 751 muertes causadas por los 19 ataques cometidos en el mismo periodo de 2018.