EFEMadrid

Decenas de sociedades médicas-científicas han apoyado la petición de veinte reputados científicos e investigadores españoles de realizar una evaluación independiente de la gestión del Gobierno y comunidades autónomas de la pandemia del coronavirus, que marca este viernes un nuevo máximo con 1.895 nuevos

La preocupación por el impacto de la pandemia en España ha llevado a científicos como Alberto García-Basteiro, Margarita del Val y Carles Muntaner, a pedir en la revista "The Lancet" una auditoría sobre la gestión que debe centrarse "en las actividades del Gobierno central y de los Gobiernos de las 17 comunidades autónomas", y debe incluir "tres áreas: gobernanza y toma de decisiones, asesoramiento científico y técnico, y capacidad operativa".

Los investigadores firmantes creen que esta evaluación "no debe concebirse como un instrumento para distribuir la culpa. Más bien, debe identificar áreas en las que la salud pública, y el sistema de salud y asistencia social deben mejorarse".

Los datos del Ministerio de Sanidad de las últimas 24 horas apuntan a ese máximo de casos diarios, que se alcanza sin las cifras de Aragón, con lo que Madrid es la región más afectada con 567 positivos.

Precisamente, el consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha tachado de "deslealtad" las declaraciones del epidemiólogo Fernando Simón, quien dijo que esta comunidad sólo detecta a un 15 % de los asintomáticos, cuando el porcentaje -ha dicho- es del 60.

Este viernes se han reunido ambas partes para analizar la cifra de asintomáticos en esta comunidad, en la que cerrarán los locales de ocio nocturno desde este viernes hasta el domingo como señal de protesta por las medidas decretadas por la comunidad, entre las que figura un límite para la hora de cierre de la hostelería, hasta las 1:30 horas.

A pesar de que Aragón no ha podido transmitir los casos en las estadísticas de Sanidad, la Dirección General de Salud Pública de esta comunidad ha podido contabilizar este viernes 662 nuevos casos, 269 más que el jueves, motivo por el que la policía y un dispositivo especial vigilarán en Zaragoza que los positivos cumplen con el aislamiento.

Según los datos de Sanidad, el País Vasco registra en las últimas 24 horas 403 nuevos casos, mientras que en Cataluña han bajado a los 113.

La Generalitat continúa con los cribados masivos, que se espera que asciendan a unas 9.000 pruebas. Se han hecho en Terrassa (Barcelona), el jueves fueron en Sabadell y el miércoles en Ripollet. Todo ello para intentar atajar las cadenas de contagio y que no se produzca la transmisión comunitaria, que han llevado también a mantener 15 días más el cierre echado en los locales de ocio nocturno.

Los contagios también se incrementan en Euskadi, cuyo gobierno los eleva hasta los 428, una cifra similar a las registradas en los peores momentos de la pandemia entre finales de marzo y principios de abril, lo que supone un 27 % más de los que se comunicaron este jueves.

En estas dos comunidades se ha conocido este viernes que el virus ha entrado en sendas congregaciones religiosas: un brote con 6 monjas contagiadas en Cervera, pero con una carga vírica baja y la gran mayoría tienen pocos o ningún síntoma; y otro en el Convento de las Brígidas de Lasarte-Oria, donde las 10 monjas están asintomáticas.

En Castilla y León también siguen sumando y son 210, la peor cifra desde que la comunidad entró en el periodo de nueva normalidad el pasado 21 de junio y ya suma 74 brotes, 18 más que este pasado jueves, además de dos nuevos fallecidos.

Con 43 nuevos contagios, Aranda de Duero vive su primer día confinamiento, que es el sexto para Íscar y Pedrajas de San Esteban (Valladolid).