EFEMadrid

El número de nuevos contagios de coronavirus en España se ha ralentizado este martes, cuando se han notificado 156 casos menos que el lunes, gracias a unas cifras más bajas de positivos en Aragón y Cataluña, las comunidades más afectadas por los brotes, que sin embargo parecen repuntar en Navarra.

El Ministerio de Sanidad ha notificado 529 nuevos contagios de coronavirus detectados en las últimas 24 horas, un descenso del 22 % con respecto al lunes.

En Aragón se han detectado 187 nuevos casos, un 42 % menos, y en Cataluña, 63, un 21 % menos.

Desde la Generalitat se ha destacado que los positivos reportados en Cataluña han bajado a 590 desde los 1.293 del pasado día 15, una secuencia de disminución consecutiva que habrá que esperar para confirmar o atribuir al efecto de fin de semana, cuando se hacen menos pruebas diagnósticas.

Así, los rebrotes de coronavirus que han obligado a adoptar medidas restrictivas en dos comarcas de Lleida y en el área de Barcelona apuntan cierta tendencia a estabilizarse, sobre todo el del Segrià, mientras que en la zona metropolitana habrá que esperar a los datos epidemiológicos de los próximos días para confirmar esta propensión favorable.

El nuevo secretario de Salud Pública, Josep María Argimón, ha confirmado que están viendo una cierta tendencia a la estabilización, aunque ha hablado "en condicional".

Por su parte, en Aragón, la Dirección General de Salud Pública de Aragón ha detectado 187 nuevos casos de coronavirus, la gran mayoría procedentes de la ciudad de Zaragoza y de las poblaciones de su entorno. Esta cifra constituye un descenso significativo respecto a los 333 registrados en la jornada previa.

El presidente de la comunidad aragonesa, Javier Lambán, ha expresado su confianza en que no habrá confinamiento obligatorio en la comunidad a causa del coronavirus, una opción, ha resaltado, que sólo se daría "si se dispararan los datos y la inconsciencia colectiva campara en la región".

Donde se ha registrado un destacado aumento en los contagios ha sido en Navarra: según el Ministerio de Sanidad, en las últimas 24 horas ha habido 82 casos, lo que supone un crecimiento de más del 170 % en relación al lunes.

Desde la propia comunidad cifran los positivos en 98, de los cuales 22 corresponden al brote del barrio pamplonés de Mendillorri, relacionado con el ámbito social y de ocio nocturno, que acumula un total de 116 casos y con tendencia al alza.

A pesar del crecimiento menor de los contagios en las últimas 24 horas en España, la cifra global de afectados por coronavirus desde el comienzo de la pandemia, 266.194, se ha incrementado en 1.358 personas desde el lunes, a pesar de que las notificaciones de positivos en las últimas 24 horas han sido 529.

También continúa en aumento el número de casos diagnosticados en los últimos 7 días (crece un 5,5 %), 8.754, frente a los 8.297 recogidos el lunes: Cataluña y Aragón, con 1.761 y 3.961 diagnósticos en la última semana, suman más de la mitad del total.

En este contexto, el Gobierno ha calificado la situación epidemiológica de "muy difícil": la ministra portavoz, María Jesús Montero ha precisado que la evolución de la pandemia esta semana en España es "objeto de preocupación" y "objeto de alerta" de las autoridades sanitarias, de las comunidades autónomas y del Ministerio de Sanidad.

Este martes se ha vuelto a constatar que cada vez son más jóvenes los afectados por la pandemia.

Según los últimos datos actualizados a fecha de 17 de julio por el Instituto de Salud Carlos III, la mediana de edad de los casos de COVID-19 continúa descendiendo y se ha situado en 44 años, frente a los 60 de antes del 10 de mayo.

El grupo de población en el que se producen más contagios es el de los jóvenes: el 19,2 % de los casos que se han detectado desde el 11 de mayo afectaban a chicos de entre 15 y 29 años.

Por ello, la ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha pedido a los jóvenes prudencia y cautela ante el coronavirus, que extremen las medidas de seguridad porque la situación epidemiológica de España es "objeto de preocupación" y son varios los brotes asociados al ocio nocturno.

"Necesitamos mantener la prudencia, mantener la cautela del concurso de toda la sociedad española, especialmente de las personas más jóvenes, ya que algunos de los rebrotes se asocian a comportamientos que se producen en lugares de ocio nocturno o en lugares de concurrencia de un número muy importante de personas en un momento de extrema dificultad", ha indicado tras el Consejo de Ministros.

Precisamente este lunes, la Policía local del municipio ibicenco de Sant Josep ha irrumpido y puesto fin a una fiesta con un centenar de personas, sin distancias ni mascarillas, en un pub ilegal.

Y el rastreo de casos, una de las claves para la contención del virus en la "nueva normalidad", ha sido protagonista en el Congreso de lo Diputados, donde la directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación, Pilar Aparicio, ha explicado ante la Comisión de Sanidad que la labor de seguimiento hace posible que entre un 50 y un 75 % de los casos detectados en la actualidad sean asintomáticos.

Según el Instituto de Salud Carlos III, la media de contactos identificados por cada caso confirmado de COVID-19 se sitúa entre 2 y 7 personas, con grandes diferencias entre comunidades, ya que Canarias puede detectar hasta 20 contactos, mientras que La Rioja no localiza a más de 4.

Aparicio ha sostenido que en esta etapa de nueva normalidad, los trabajos de detección precoz y seguimiento de los contactos cubren un papel fundamental para poder responder a los brotes.

En otro orden, Sanidad espera contar con una vacuna "eficaz y segura" frente a la COVID-19 antes de dos años, y España será uno de los países que participará en la evaluación del antígeno que llevará a cabo la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

La directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), María Jesús Lamas, se ha mostrado convencida de que habrá a disposición de los ciudadanos "no una, sino varias vacunas seguras y efectivas en un tiempo récord".

Sin embargo, ha precisado que la producción de la vacuna no va a ser masiva desde el primer día por lo que habrá que seleccionar "muy cuidadosamente" la política de vacunación.