EFEMadrid

Una mujer de 78 años de origen latinoamericano es el primer preso que muere en España afectado por coronavirus, tras ser evacuada el pasado día 20 al hospital de Arganda del Rey (Madrid), mientras que 38 funcionarios de Prisiones han dado positivo al COVID-19.

Así lo han indicado a Efe este martes fuentes de Instituciones Penitenciarias, que han precisado que hoy el centro sanitario ha comunicado la muerte de la mujer, que padecía diversas patologías previas y estaba ingresada en la cárcel madrileña de Estremera.

Precisamente de esta prisión proceden otros dos reclusos ingresados en ese hospital también afectados por el coronavirus.

Otro interno, que cumple condena en la cárcel de Zaballa, en Álava, es el cuarto preso de una población de 50.800 que ha contraído el virus, pero ya ha sido dado de alta, según las mismas fuentes.

Un total de 38 trabajadores de Instituciones Penitenciarias han dado positivo al COVID-19, mientras que 225 están en observación médica o en cuarentena, la misma situación en la que se encuentran 125 presos.

De momento, según se desprende de los datos, el coronavirus está afectando en menor medida a las personas presas que a los trabajadores de Prisiones.

Instituciones Penitenciarias ha aplicado diversas medidas para la contención de la enfermedad, entre ellas la restricción de las visitas a los internos y las salidas de estos por permisos, a la vez que ha aumentado, para compensarles, el número de llamadas telefónicas a las que tienen derecho.