EFEBudapest

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, reconoció hoy ante su homólogo israelí, Benjamín Netanyahu, que Hungría cometió un "pecado" al colaborar con el régimen nazi alemán hacia el final de la Segunda Guerra Mundial, en lugar de cumplir con "sus deberes morales" de defender a los judíos del país.

"Hungría cometió un error, es más, un pecado, cuando no defendió a sus ciudadanos judíos", aseguró Orbán en una breve comparecencia ante la prensa junto a su invitado, el jefe del Gobierno de Israel, tras mantener ambos una reunión a puerta cerrada en Budapest.

"En la Segunda Guerra Mundial no hemos cumplido esa demanda moral", añadió el mandatario conservador.

"Fue un pecado cuando decidimos colaborar con los nazis y he prometido (a Netanyahu) que en Hungría eso no sucederá nunca más", recalcó Orbán.

Durante la II Guerra Mundial (1939-45), los nazis, apoyados por sus aliados húngaros del movimiento de la Cruz Flechada, deportaron y asesinaron a más de 400.000 judíos húngaros. En el campo de concentración de Auschwitz una de cada tres víctimas fue húngara.

La actual comunidad judía de Hungría, formada por unas 100.000 personas, es una de las mayores de la Unión Europea (UE), solo por detrás de las de Francia, el Reino Unido y Alemania.

Orbán también destacó hoy que "hay que frenar el antisemitismo en la Unión Europea" y aseguró que su Gobierno garantiza la seguridad de la comunidad judía de Hungría.

Las palabras de Orbán tienen lugar después de la reciente polémica desatada por una campaña de su Gobierno contra el magnate estadounidense George Soros, de origen judío y húngaro.

La mayor organización judía de Hungría, la Mazsihisz, advirtió de que los carteles de la campaña, en los que aparece la foto de Soros, "podrían generar antisemitismo".

En la comparecencia conjunta, Netanyahu estimó que en Hungría no se registra "el nuevo antisemitismo, que es el antisionismo, que intenta desacreditar al Estado" israelí, como en ocurre en otros países, y agradeció al país centroeuropeo su apoyo a Israel "en los foros internacionales".

Netanyahu llegó ayer a Budapest acompañado de su esposa, Sara, y de una delegación de su país, en la primera visita oficial de un jefe de Gobierno de Israel a Hungría desde la caída del comunismo en 1989.

En presencia de Netanyahu y Orbán se firmaron hoy dos acuerdos bilaterales, uno cultural y otro sobre innovación y tecnología, con el fin de estimular la cooperación entre ambos países.

Se espera que esta tarde Netanyahu se entreviste con el presidente de Hungría, János Áder, y que mañana visite la sede de la Mazsihisz y asista a una reunión con sus homólogos del Grupo de Visegrado (Hungría, Eslovaquia, República Checa y Polonia), antes de concluir el jueves su visita a Budapest.