EFEJerusalén

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha pedido que se recuenten los votos de las elecciones primarias de su partido, el Likud, celebradas la semana pasada y en las que se sospecha que hubo irregularidades, informó hoy la radio del Ejército.

La emisora no dio detalles sobre cuáles podrían ser los errores cometidos en el proceso que dejó cerrada la lista electoral del partido, encabezada automáticamente por Netantayahu, para las elecciones del próximo 9 de abril.

El Canal 12 de noticias alertó este lunes de la desaparición de cientos de votos durante las primarias, parte de ellos a favor de uno de los principales rivales del jefe del Ejecutivo, el antiguo ministro Guideon Saar, que quedó quinto en la lista, cerca de otras personalidades poco afines al mandatario.

Según esa información, en el escrutinio a algunos de los 142 candidatos se les contaron menos votos de los que recibieron, mientras que otros sumaron más apoyos que el número total de votos registrados en esos centros.

En total, de las 113 urnas distribuidas en todo el país para unos 120.000 afiliados al Likud -de los que votaron unos 70.000-, se observaron irregularidades en 15, señala el canal televisivo, que apunta a que un nuevo recuento podría hacer que Saar obtuviera una posición más alta en la lista electoral.

El derechista Likud está revisando lo ocurrido, que podría atribuirse a un error al introducir las cifras en el sistema en lugar de un fallo en el recuento, según el medio

Las primarias del partido hace una semana fueron percibidas como un prueba de la fuerza de Netanyahu entre sus bases y una "guerra de sucesión".

Saar, antiguo ministro del mandatario entre 2009 y 2014, se situó justo detrás del ministro de Seguridad Pública, Guilad Erdan, pese a que protagonizó un encontronazo con el jefe de Gobierno, que le acusó de querer quedarse con el mando de la formación y pidió abiertamente no apoyar su candidatura.

El más votado fue el portavoz de la Cámara israelí, Yuli Edelstein, seguido del actual titular de Transportes, Israel Katz, hombre fuerte del partido y quien se espera dispute el liderazgo de la formación frente a Netanyahu y junto a Guideon Saar, según medios locales.

Netanyahu participó en las elecciones internas, pero no fue candidato, ya que como presidente de partido ocupa directamente la primera posición de la lista electoral, que establece el orden en el que los miembros del Likud ocuparán un asiento en el Parlamento de los alrededor de 30 escaños que otorgan las encuestas de intención de voto en las próximas elecciones.