EFEBruselas

La Unión Europea está en un momento de "cambio", con la cuenta atrás del "brexit" y las elecciones europeas, pero "no hay alternativa" a la unión, declaró hoy a Efe el secretario general del Comité Económico y Social Europeo (CESE), Luis Planas, con 35 años de experiencia en asuntos comunitarios.

Tras el "sí", por escaso margen, de los británicos al "brexit" en el referéndum de junio de 2016 hubo un shock, pero desde entonces tanto la UE como sus ciudadanos han expresado su voluntad de "no dar saltos en el vacío y avanzar en la vía de la integración", dijo Planas en una entrevista con motivo del 60º aniversario del CESE.

"No hay alternativa a la Unión Europea. La UE puede caminar más despacio o más rápido, pero la alternativa prefiero ni pensarla", confiesa Planas (Valencia, 1952).

Con o sin acuerdo "amistoso" de "divorcio", la "ruptura" con el Reino Unido se consumará el 30 de marzo de 2019, y las instituciones europeas se han preparado para todos los escenarios, incluso con "un plan de emergencia" si no hay consenso, avanzó Planas.

"Es un momento de cambio en Europa", advirtió el político y diplomático español, y citó tres grandes retos en el futuro inmediato que son, además del "brexit", las elecciones al Parlamento Europeo de mayo próximo, que condicionarán a su vez la futura Comisión Europea, y la negociación de las perspectivas financieras 2021-2027.

A Planas, la propuesta de presupuesto europeo que hay ahora sobre la mesa ("se sitúa en el 1,11 % del producto interior bruto comunitario", recordó) le parece "poco ambiciosa" para hacer frente a los retos de la UE. "No puede ser pedirle a Europa que haga cosas y luego no darle los medios", consideró.

Retos que tiene que afrontar la UE, enumeró, son avanzar en la Europa de la defensa; la seguridad y gestión de las fronteras; la inversión en educación, investigación y desarrollo, así como la dimensión demográfica de la inmigración, que es "una realidad y hay que gestionarla de forma eficaz y humana".

"Y para eso hacen falta medios y visión de futuro", recalcó, al tiempo que pidió "desdramatizar el debate sobre ser o no ser contribuyente neto", algo que, en su opinión, siempre ha "obsesionado" a España, con independencia del color de gobiernos.

Por cierto, Planas subrayó que en lo tocante a la gestión de fondos de cohesión España siempre ha sido, salvo "algunos errores", "un ejemplo de manual, de libro, en su buena utilización".

Y es que estar en la UE para España ha sido "una historia de éxito", subrayó Planas (director de gabinete de Manuel Marín y de Pedro Solbes en sus respectivas etapas en la Comisión Europea), por eso instó ahora a estar, "dicho en términos ciclistas, en la escapada", y a ocupar parte del espacio que dejará el Reino Unido.

"Somos un gran Estado miembro de la UE y tenemos que jugar como tal y comportarnos como tal en Bruselas. Esto no es algo ajeno para España, no es una cuestión baladí", aseguró quien debutó en la política europea como uno de los primeros eurodiputados españoles.

Por eso, Planas es doblemente consciente de la importancia de trasladar a la ciudadanía que las elecciones al Parlamento Europeo son "fundamentales para el futuro de Europa".

El CESE, que mañana celebra su 60º aniversario con una sesión conmemorativa en la Eurocámara, está intentando fomentar la participación en esas elecciones, según Planas, sobre todo llamando la atención a grandes temas europeos, como el pilar social ("en el que Europa se juega su credibilidad", aseguró) o la economía circular.

Temas sobre los que el CESE, con 350 miembros (entre ellos 24 españoles), se pronuncia en sus informes consultivos, elaborados por iniciativa propia o a petición del Parlamento, la Comisión o el Consejo Europeos.

Somos, remarca, el "rostro humano" de Europa y "servimos de puente" entre la sociedad civil y las instituciones europeas.

Por Catalina Guerrero