EFEMadrid

¿Cuántos senadores componen la Cámara Alta? Aunque la pregunta tenga fácil respuesta en la teoría, en la práctica supone un quebradero de cabeza determinar con exactitud el número de servidores públicos que ocuparán sus escaños a partir del 3 de diciembre, cuando se constituyan las Cortes Generales.

De entrada, el cómputo inicial ya tiene truco: en la próxima legislatura el Senado contará con 265 senadores -208 elegidos por los ciudadanos y 57 por los parlamentos autonómicos- pero esto no ha sido siempre así y puede cambiar en el futuro.

La razón es que las cámaras legislativas autonómicas designan a sus representantes a razón de uno fijo por cada Comunidad Autónoma y otro más por cada millón de habitantes, así que como la población varía también puede cambiar el número de senadores autonómicos.

De hecho, la cifra ha ido aumentando con el tiempo, desde los 46 de la II Legislatura a los 58 que tuvo en la XII, y si después ha bajado a 57 se debe a una disminución de población en la Comunidad Valenciana que le restó un representante que previsiblemente acabará recuperando.

Despejada la primera cifra, la de los 265 senadores que deberán ocupar los escaños del Antiguo Salón de plenos el próximo 3 de diciembre, la ecuación comienza a complicarse si se quiere saber si allí estarán los 57 senadores autonómicos junto a los 208 elegidos el domingo pasado. Y comienzan las sumas y las restas.

Un primer cálculo apunta que ahora hay 54 senadores autonómicos, a falta de designar tres más.

FALTAN SENADORES AUTONÓMICOS

Se trata de un senador por Asturias que ocuparía la vacante de la socialista María Fernández, otro por Andalucía para cubrir el puesto de Esperanza Gómez Corona (Adelante Andalucía) y un tercero por Cataluña que relevaría al socialista José Montilla después de que no lo consiguiera el líder del PSC, Miquel Iceta, vetado en el Parlament por los independentistas.

Según ese mismo cómputo, el PSOE tiene en conjunto 109 senadores (93 electos y 16 autonómicos); el PP, 97 (83 electos y 14 autonómicos); ERC dispone de 13 (11 electos y dos autonómicos), diez el PNV (nueve electos y uno autonómico) mientras Ciudadanos conserva sus ocho autonómicos, ya que no logró ninguno en solitario el domingo.

JxCAT tiene cinco (tres electos y dos autonómicos); Vox reúne tres (dos electos y uno autonómico); Navarra Suma (PP, UPN y Cs) dispone de tres electos, uno por cada partido de la coalición; EH Bildu, cuenta con dos (uno electo y otro autonómico) y Teruel Existe, que se estrena en el Senado, los dos que logró en los comicios.

Los diez senadores restantes corresponden a un electo de la Agrupación Socialista Gomera (ASG) y a nueve autonómicos de Coalición Canaria (CC), el Partido Regionalista de Cantabria (PRC), el Partido Aragonés Regionalista (PAR), Compromís, En Comú Podem (ECP), Más Madrid, MES per Mallorca, Galicia en Comú y Geroa Bai.

¿Son definitivas esta cifras? No, porque hay todavía dos escaños autonómicos que se caerán de esta lista antes del 3 de diciembre.

Uno es el del senador andaluz de Vox Francisco José Alcaraz, y el otro el de la senadora de ERC Mirella Cortès, y ambos por idéntico motivo: se presentaron a las elecciones generales del domingo y los dos han sido elegidos, diputado y senadora respectivamente.

De modo que el Parlamento de Andalucía, además de designar a la sustituta de Esperanza Gómez Corona -que renunció al escaño para concurrir a los comicios por Más País sin lograr la elección- tendrá que decidir quién releva a Alcaraz por el cupo de Vox.

En cuanto a Mirella Cortès, aunque continuará en el Palacio de la Plaza de la Marina Española lo hará como senadora electa, mientras el Parlament de Cataluña deberá determinar quién será el nuevo senador autonómico de ERC; caso aparte es la elección del socialista que ocupe el lugar de Montilla, ya que el Tribunal Constitucional tiene pendiente decidir sobre el veto independentista a Iceta.

El resultado de estas variables es que el 3 de diciembre Vox tendrá dos representantes en vez de tres, salvo que el Parlamento andaluz se dé prisa y actúe antes, y que ERC contará con 12 en vez de 13, excepto que el Parlament de Cataluña resuelva el relevo de Cortès.

EL PSOE GANARÁ DOS SENADORES ASTURIANOS

No acaban aquí los cambios, quedan más que pueden afectar a los grupos mayoritarios y se ubican en Asturias; a su parlamento autonómico le toca elegir dos senadores, que hasta las últimas elecciones autonómicas fueron Fernando Goñi, del PP, y María Fernández Álvarez, del PSOE.

Pero esta senadora socialista se presentó a los comicios de abril y resultó elegida, de manera que su escaño autonómico quedó vacío y desde entonces, en representación de Asturias, solo permanece Goñi.

Más difícil todavía: La correlación de fuerzas cambió en el Principado tras las autonómicas de mayo y su Parlamento aún tiene pendiente renovar a sus dos senadores, pero ambos serán del PSOE.

Así que cuando proceda la cámara legislativa asturiana, el PSOE ganará dos escaños en el Senado, subiendo de 109 a 111 senadores, en tanto que el PP perderá uno, el de Goñi, bajando a 96.

Sin embargo, el PP logrará en todo caso mantener la cifra en 97 porque cuenta con un senador más por Navarra obtenido dentro de la coalición electoral Navarra Suma, que agrupa a PP, UPN y Ciudadanos y que el 10-N logró tres escaños. Del mismo modo, la formación naranja llegará a nueve senadores gracias al obtenido por Navarra.

LOS SENADORES AUTONÓMICOS GALLEGOS, EN UN "LIMBO" PARLAMENTARIO

¿Son estas las cuentas definitivas? Tampoco, porque el Parlamento de Galicia es el único que tiene que renovar a sus representantes en la Cámara Alta cada vez que se celebran elecciones generales, así que sus tres senadores autonómicos (dos del PP y uno de Galicia en Común) están ahora en un "limbo" parlamentario, pendientes de ser ratificados.

Ello ocurrirá la semana próxima, cuando el Parlamento de Galicia los designe, pero con un cambio importante, porque muy probablemente José Manuel Sande, de Galicia En Común, dejará de ser senador en favor del socialista Xoaquín Fernández Leiceaga, debido a que tras la crisis interna del grupo de En Marea el PSdG puede ahora postular a su propio candidato como segunda fuerza parlamentaria.

Su elección supondrá el escaño número 110 de los socialistas. Eso si todavía no hubieran sido elegidos los dos asturianos -para lo que aún no hay fecha- en cuyo caso sería el 112, o incluso el 113 si el Parlament nombrara antes del 3 de diciembre al socialista del PSC que aún falta por designar, algo muy improbable.

Una pesadilla contable fruto del complejo desarrollo del artículo 69 de la Constitución, donde se establece el mecanismo de elección de los senadores autonómicos, una vía pensada para reforzar la representatividad territorial en la Cámara Alta.

Así que lo más probable es que el 3 de diciembre, a las diez de la mañana, cuando se forme la Mesa de edad de la nueva Cámara Alta, participen en la sesión constitutiva del Senado... 260 senadores. Más o menos.

Antonio del Rey