EFESaitama (Japón)

Pau Gasol y Marc Gasol ya no jugarán más con la selección española de baloncesto. El lugar en el que tocaron la gloria en septiembre de 2006 fue también testigo de su adiós definitivo al combinado nacional hoy, en agosto de 2021. Saitama, una ciudad japonesa que el baloncesto español no olvidará.

Cuando este lunes sonó la bocina del final del partido en el Saitama Super Arena con el 81-95 para Estados Unidos en el electrónico, a la eliminación de España le esperaba una noticia adosada: el final de la trayectoria de Pau Gasol al frente de la selección española.

Los Juegos Olímpicos habían sido el señuelo que el mayor de los Gasol se había puesto para soportar la larga recuperación de sus varias lesiones en el pie izquierdo. Su luz al final del túnel. Por ello regresó al Barcelona, donde ganó la Liga Endesa. Por eso en cada día de la concentración de la selección española aseguraba que la vivía "como un regalo".

Por eso también, cuando España cayó contra Eslovenia en la fase de grupos y se veía abocada a enfrentarse contra Estados Unidos en los cuartos de final, afrontó el duelo como "una oportunidad única", la de saldar la cuenta con el único equipo que le había detenido en todas sus aventuras olímpicas, en los cuartos de Atenas 2004, las finales de Pekín 2008 y Londres 2012 y la semifinal de Río 2016. "Sería algo maravilloso y muy especial ganar nosotros", dijo.

No fue así, y por eso cuando sonó la bocina en el no tan vacío Saitama Super Arena -muchos deportistas de otras selecciones, los únicos que pueden ver competiciones en estos Juegos Olímpicos de Tokio 2020, no quisieron perderse el duelo-, todos esperaban la noticia de su final.

"Es el último partido con este gran equipo", confirmó Pau, a ratos con la voz quebrada. ¿El último de toda su carrera? Eso se sabrá después. "Tendré que hablar con mi familia y ver si sigo jugando al baloncesto o me muevo a otros retos diferentes", dijo el de Sant Boi (Barcelona).

Minutos después pasó por el corrillo de los periodistas españoles Marc Gasol. La pregunta que pretendía una valoración sobre la decisión de su hermano fue respondida en plural. "Es el momento de bajarnos de la atracción esta en la que hemos subido hace muchos años y dejar a la siguiente generación que se suba", dijo.

¿En plural, también tú, Marc?. "Sí, yo también, que los jóvenes tomen el relevo, que disfruten la experiencia, lo magnífico que es, el orgullo que tiene representar", zanjó.

PROTAGONISTAS DE TRES LUSTROS DE ÉXITOS

De Saitama 2006 a Saitama 2021 hay tres lustros de éxitos inimaginables años antes para el deporte español: dos Mundiales (2006 y 2019), tres medallas olímpicas (las platas de 2008 y 2012, y el bronce de 2016), tres Eurobaket (2009, 2011 y 2015) y once veranos con medallas de diferente signo y color.

Este trayecto de éxito sin igual no se puede entender sin los hermanos Gasol. Pau, miembro de la generación de los 'Juniors de Oro' que se dieron a conocer en el Mundial Junior de 1999, forma parte del grupo de jugadores que cambiaron para siempre la historia del baloncesto español en muchos sentidos. Fue el primer campeón español de la NBA, que ganó en dos ocasiones, el estandarte de la selección, su principal referencia.

Gasol encarna uno de los valores clave de los protagonistas de estos tres lustros históricos de la selección española: el compromiso. Cuando ya era estrella en la NBA y muchos jugadores decidían no acudir con sus selecciones, el mayor de los Gasol y sus compañeros acudían. La selección era ese lugar común en el que coincidir y disfrutar, esa familia, termino ahora convertido en marca que emplea la Federación para identificar a las selecciones.

El fruto de su compromiso es palpable en las estadísticas se colgó su primera medalla absoluta en el Eurobasket 2003 y desde entonces solo se perdió cuatro competiciones en 17 años: dos europeos (2005 y 2013), el Mundial 2010 y el de 2019 por lesión.

"No es una leyenda del baloncesto español, del deporte español, sino del deporte mundial y hemos tenido el honor y el privilegio de compartir con él, de verlo, de haber sido parte de la carrera de Pau", valoró Jorge Garbajosa, excompañero en la selección y ahora presidente de la Federación, nada más conocerse la noticia.

Por su parte, Marc, que llegó al Mundial 2006 casi de rebote por la lesión de Fran Vázquez, acabó convirtiéndose en una pieza esencial de esta "atracción maravillosa" como él mismo describió a la selección española. Tan solo renunció al Eurobasket 2015 y se perdió los Juegos de Río 2016 por lesión

"Ha intentado de todas las formas posibles, siempre, durante estos años ayudar, a veces más protagonista, a veces menos, pero siempre siendo un pilar de este equipo y de la mentalidad competitiva de este equipo", valoró el seleccionador Sergio Scariolo.

También campeón de la NBA con Toronto Raptors y actual jugador, como lo fue su hermano, de Los Ángeles Lakers, en China fue el líder del juego interior de la selección en su segundo título mundial, con medias de 14,4 puntos y 5,5 rebotes por partido. En Tokio 2020 fue el '5' titular de la selección en todos los encuentros, fundamental no solo en el interior sino sacando el balón fuera.

El agujero que Pau y Marc Gasol dejarán en la selección -Willy Hernangómez es el único pívot puro preparado para asumir un rol protagonista en el combinado español- es directamente proporcional al legado que su trayectoria ofrece a las futuras generaciones.

"Cuando intentas transmitir a los jóvenes lo que es competir con la camiseta de la selección, yo directamente me callo, les pongo sus carreras, su legado y sobra y basta", dijo Garbajosa.

Donde Pau y Marc tocaron el cielo en 2006 para una trayectoria sin igual para el baloncesto español, acabó su etapa en la selección. El cierre de un círculo que no fue perfecto porque Estados Unidos interrumpió su trayectoria en cuartos de final, otra vez más. El sueño comenzó y se acabó en Saitama.