EFEBuenos Aires

Miguel Ángel Pichetto la nueva estrella política en Argentina luego de que el presidente Mauricio Macri lo eligiera como su compañero de fórmula para buscar la reelección, ha seducido a los mercados, que reaccionaron este miércoles más que positivamente.

"Efecto Pichetto" lo llaman en la prensa local, que habla de una "fiesta en los mercados" para dar cuenta de un fenómeno que no se veía hace tiempo en una Argentina sumida en la recesión: acciones y bonos en alza, precio del dólar en bajada y un notable retroceso en el índice de riesgo país.

La reacción positiva por parte de los inversores ya comenzó a notarse sobre el cierre de las operaciones financieras de este martes, cuando la Bolsa subió un 5,02 % luego de que el conservador Macri anunciara que irá a las presidenciales de octubre en una fórmula en la que le secundará Pichetto, hasta entonces jefe de la mayor bancada opositora en el Senado.

A poco de ese anuncio y con la Bolsa porteña al filo del cierre de operaciones, Pichetto, un peronista tradicional, se apuró a hablar públicamente y decir que él es un defensor de "un capitalismo moderno, inteligente, que defienda la industria nacional, que exporte y que abra los mercados".

Para afianzar el guiño a los mercados, el ahora oficialista optó para su primera aparición pública participar en un foro empresarial en la provincia de Neuquén (suroeste), al que también acudió Macri.

Allí recordó su buen y "permanente" diálogo con los inversores extranjeros y contó que en un reciente viaje a Nueva York fue recibido por los bancos y los fondos de inversión "más importantes".

"Esa semana todo se movía en Argentina porque el dólar estaba volando y había una situación de volatilidad muy compleja. Mis expresiones fueron de que Argentina no iba a caer en el default (cese de pagos) y que las obligaciones están para cumplirse", sostuvo.

Preguntado por el "efecto Pichetto" en los mercados, el senador le atribuyó todo el "mérito" a Macri y su "audacia" de abrir su espacio al jefe de la oposición parlamentaria.

Llenos de optimismo, los mercados confirmaron este miércoles los "números verdes": el índice S&P Merval, el principal de la Bolsa porteña, trepó el 6,74 %, con un volumen récord de operaciones y todas las acciones líderes en alza.

"La muy positiva lectura que desató ayer en los activos domésticos el 'efecto Pichetto' continuó teniendo repercusiones positivas en la rueda de hoy, ya que los inversores se entusiasman por las mayores chances electorales que dicha jugada otorgaría al oficialismo", observó el economista Gustavo Ber, titular del Estudio Ber.

Según el experto, la mayor amplitud de la fórmula presidencial y las expectativas de mayor consenso y gobernabilidad "resultan claves no sólo para calmar a los inversores sino también para encarar desafíos económicos y batería de reformas" después del 10 de diciembre, día en que asumirá el nuevo gobierno.

También hubo hoy subidas para los bonos de deuda argentinos y en la plaza cambiaria, tan sacudida en el último año con fuertes devaluaciones del peso, la nota de hoy fue una fuerte bajada en el precio del dólar estadounidense, que cerró a 44,70 pesos por unidad.

El clima positivo también se reflejó en una bajada en el índice de riesgo país, que retrocedió 51 unidades hasta los 851 puntos básicos, el nivel más bajo en casi dos meses, y cuando hace diez días el indicador tocaba los 1.014 puntos, su máximo desde febrero de 2014, en lo que fue un verdadero dolor de cabeza para el Gobierno.

En medio de la euforia financiera, Macri quiso hacer su propio gesto a los mercados y, en el mismo foro empresarial al que acudió Pichetto, afirmó que aunque la "incertidumbre política" aun "es muy grande" y hace demorar las decisiones de inversión, las dudas pasarán y entonces Argentina entrará en "un proceso de desarrollo único".

Una promesa ambiciosa a los mercados cuando aun el país siente los efectos de la dura recesión iniciada hace algo más de un año, con altas tasas de inflación y fuerte endeudamiento.

Natalia Kidd