EFEMadrid

Podemos confía en que el presidente del Gobierno en funciones vuelva a su "idea inicial" de cederles ministerios, una posición que aseguran que Pedro Sánchez varió tras las elecciones autonómicas y municipales pese a haber puesto sobre la mesa antes nombres de carteras, siempre de manera informal.

Según han indicado este jueves a Efe desde la cúpula de Podemos, aunque ven ahora al presidente en funciones estancado en su negativa a ceder ministerios, están convencidos de que primará la sensatez y tarde o temprano, de cara a septiembre, se sentará a negociar un gobierno de coalición sin "lineas rojas y sin vetos".

Una actitud que ellos mismos se aplicarán siempre que el jefe del Ejecutivo en funciones acepte un Gobierno conjunto, sin poner como línea roja que en él tenga que estar indispensablemente Iglesias, ya que, aunque no entienden las reticencias, creen que de los nombres en concreto se debería hablar más adelante.

No obstante, pese a que ellos irán sin condiciones indispensables, creen que sería un "insulto" un veto a Iglesias.

Más allá de los perfiles que cada formación elija en un eventual Gobierno, Podemos espera que Sánchez ceda a los morados asientos en el Consejo de Ministros, porque se mostró dispuesto a ello en la reunión del 7 de mayo en la Moncloa previa a las elecciones del 26M.

Hubo entonces un "compromiso" de pactar una coalición tras los comicios en la que, a propuesta del PSOE, los ministerios estarían integrados por cargos de un solo partido, mientras que Podemos planteaba la posibilidad de integrar secretarios de Estado en carteras dirigidas por los socialistas, y a la inversa.

Sobre la mesa, aunque siempre "de forma meramente especulativa", estuvo por parte del PSOE cederles competencias ministeriales en Comercio y Juventud mientras que Podemos por su parte le indicó al presidente su interés en tener competencias en Trabajo y Medio Ambiente, sin pedir expresamente ni carteras ni una Vicepresidencia.

Iglesias sí dejó claro que renunciaba a carteras de Estado como Interior, Exteriores o Defensa.

También indican esas fuentes de la cúpula morada que apareció sobre la mesa "como una opción" que Podemos ostentase la Presidencia del Congreso, algo que se descartó de forma inmediata porque ellos mismos consideraron que no les correspondía ese papel.

A la vuelta de los comicios del 26 de mayo, según el relato de la formación morada, Pedro Sánchez cambió de actitud. Podemos admite que su debacle electoral los dejó en "una situación de debilidad" que a los socialistas les hizo pensar que retrocederían en sus pretensiones, a la vez que crecía la presión sobre Ciudadanos.

Pero en Podemos aseguran que el objetivo de Iglesias es firme y tiene intención de negociar sí o sí una coalición, y aunque ahora la negociación está totalmente estancada, el secretario general confía en que Sánchez negocie sin condiciones antes de ir a unas elecciones en las que "es altamente probable que pierda la izquierda".

La formación morada reconoce que no le viene bien un escenario de repetición electoral en el que podría perder aún más apoyos, pero confía en que el presidente en funciones negocie con ellos antes de abocar al país a esa situación que a día de hoy ven muy improbable.

Lourdes Velasco