EFEGuarda (Portugal)

Científicos de varias entidades, como la Sociedad Portuguesa de Botánica, el Instituto de Conservación de Naturaleza y Bosques (ICNF) o la Asociación Portuguesa de Ciencia y Vegetación, preparan la llamada Lista Roja de la Flora, que incluirá más de 200 especies amenazadas.

La coordinadora del proyecto, Ana Francisco, reveló hoy a EFE que la iniciativa se centra en 622 especies de las 4.000 que hay en Portugal (incluida la zona insular).

De esas 622 especies, la lista, que se publicará en septiembre próximo, contendrá más de 200 amenazadas, algunas ya extintas.

"Portugal es uno de los pocos países de Europa que no tiene Lista Roja de la Flora", según Ana Francisco, que recordó que en España ya fue elaborada en el año 2000 y revisada en 2010.

Los especialistas han analizado -de esas 622 plantas- 122 que están protegidas por la normativa comunitaria (Directiva Hábitats) y otras 500 que no están protegidas por ley.

Entre las protegidas, hay 50 en situación de "amenazadas", categoría dentro de la que pueden estar en situación crítica de peligro, sólo en peligro o en condición de vulnerabilidad, en función del número de ejemplares que aún se conserven.

Los científicos han comprobado que hay cuatro especies extintas en Portugal, que aún sobreviven en otros territorios de la península ibérica o el norte de África, y que incluirán en la Lista.

Es el caso de la "Armeria neglecta", desaparecida el siglo pasado de la única zona en la que se encontraba, el Bajo Alentejo (sur), y la "Astragalus Algarvía", planta que se pudo ver hasta el siglo XIX en la región del Algarve (sur) y que se extinguió a causa de la expansión urbanística de la ciudad de Faro.

Las otras dos extintas son la "Euphrasia mínima", especie que permaneció hasta hace 80 años en la región de Trás-os-Montes, cerca de la frontera con Castilla y León, y la "Lindernia Procumbens", que se extinguió hace 70 años en el Minho portugués.

La primera Lista Roja de Portugal hará alusión asimismo a 13 plantas "críticamente en peligro", entre las que se figura el trébol de cuatro hojas que, a día de hoy, sólo habita en los territorios norteños de Peso da Régua y Trás-os-Montes.

De entre las especies que están evaluando y que no están protegidas por normativa, los biólogos llaman la atención sobre una planta endémica de la península ibérica, conocida como Ojo de lobo, cuyo nombre científico es "Onosma tricerosperma".

Fue descubierta en Portugal en 2012 y está en situación de amenazada, porque solo se localiza en la región del Alentejo.

A juicio de Ana Francisco, esta Lista es "imprescindible" para conocer el estado de la conservación de la flora, alterado por las nuevas técnicas de agricultura intensiva o la expansión urbanística, entre otros factores.