EFEBerlín

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, ha suspendido su viaje a Israel para asistir a la cumbre del Grupo de Visagrado, en medio de la polémica desatada por unas declaraciones del líder israelí, Benjamin Netanyahu, sobre la presunta colaboración de Polonia con el Holocausto

Fuentes gubernamentales indicaron a la televisión polaca TVN24 que la representación de ese país en esa reunión estará encabezada por el ministro de Exteriores, Jacek Czaputowicz.

La decisión responde al malestar por las "declaraciones inaceptables" de Netanyahu respecto al Holocausto, según esa fuente, que han sido "recogidas muy dolorosamente" por Polonia.

La cumbre del grupo de Visagrado -formado por Polonia, República Checa, Hungría y Eslovaquia- tendrá lugar la próxima semana en Jerusalén y en ella se abordaran entre otras cuestiones los asuntos tratados en la conferencia sobre Oriente Medio celebrada esta semana pasada en Varsovia, con asistencia de Netanyahu.

El detonante del desencuentro bilateral fueron precisamente unas declaraciones del primer ministro israelí durante su estancia en la capital polaca, donde afirmó que los polacos "colaboraron con los alemanes en el Holocausto", según fue citado por un medio.

El Ministerio de Exteriores polaco convocó hace dos días a la embajadora de Israel en Varsovia para pedirle explicaciones.

La diplomática, Anna Azari, aeguró que tales declaraciones no eran ciertas y habló de tergiversación por parte de la prensa.

Según "Jerusalem Post", Netanyahu dijo en una conversación con periodistas israelíes durante la conferencia sobre Oriente Medio que "polacos colaboraron con los alemanes en el Holocausto".

De acuerdo al rotativo, el líder israelí quería criticar con esas palabras la legislación polaca que penaliza cualquier afirmación o publicación que relacione al Estado polaco con cualquier acto de colaboración con los nazis durante la II Guerra Mundial.