EFEArgel

El ex primer ministro argelino Ahmed Ouyahia ha sido conducido a la cárcel de El Harrach, en el extrarradio de la capital, después de que la Corte Suprema dictara hoy un auto de prisión provisional en su contra, en una investigación sobre un caso de supuesta corrupción ligado al antiguo régimen, informó la televisión estatal.

También el que fuera titular de Transportes y Obras Públicas Abdelghani Zaalane ha sido trasladado a El Harrach por la misma causa.

Ambos fueron escuchados este miércoles por el juez de instrucción por el caso de Ali Hadad, exjefe de la patronal argelina FCE y antiguo presidente del principal grupo privado de obras públicas, que fue detenido en marzo pasado en un puesto fronterizo con Túnez.

Ouyahia y Zaalane forman parte de un grupo de doce altos cargos del antiguo régimen acusados de malversación de fondos públicos, blanqueo de dinero, corrupción, abuso de poder y conflicto de intereses, entre otros cargos.

Según un comunicado publicado por la Corte Suprema el pasado 26 de mayo, se les acusa de "delitos castigados por la ley relativa a la firma de contratos públicos y contratos contrarios a la ley vigente".

La Fiscalía de Argel indicó que había transmitido a la Corte Suprema otros once expedientes de responsables políticos, sin revelar su identidad, dentro de la investigación contra otro influyente hombre de negocios, Mahiedine Tahkut, actualmente bajo custodia provisional por un caso de corrupción y blanqueo de dinero.

Ouyahia, considerado uno de los políticos más cercanos al ex presidente argelino Abdelaziz Buteflika, fue cuatro veces primer ministro y su jefe de gabinete.

Por su parte, Zaalane fue director de campaña de Buteflika para el que iba a ser su quinto mandato.

Buteflika, que llegó al poder en 1999, presentó su dimisión a principios de abril, tras seis semanas de protestas masivas en la calle y en medio de un pulso entre el jefe del Ejército, Ahmed Gaid Salah y el círculo de poder que protegía y manejaba al enfermo mandatario.

Desde su dimisión, la Justicia argelina inició varias investigaciones, algunas de las cuales llevaron a la detención de poderosos hombres de negocio, la mayoría de ellos sospechosos de haber aprovechado sus vínculos con el ahora expresidente o su entorno para obtener beneficios o contratos públicos.

Abdelkader Bensalah fue nombrado el pasado 9 de abril jefe de Estado interino y, de acuerdo con la Constitución, tiene noventa días para convocar elecciones presidenciales, previstas para el 4 de julio y suspendidas posteriormente sin fijar nueva fecha.

El movimiento popular de protesta, que comenzó el pasado 22 de febrero, ha llevado al país a una aguda crisis política, ante el rechazo de la celebración de unos comicios que consideran la continuación del antiguo régimen.