EFEViena

Alrededor de mil personas se manifestaron hoy en Viena contra los planes del Gobierno austríaco de prohibir el velo integral en el espacio público y el uso del "hiyab" entre algunas funcionarias.

La marcha, con carteles como "Contra la prohibición del velo", "Es mi cuerpo y yo elijo" o "Tengo el derecho de elegir", discurrió por el centro de Viena y concluyó frente a la plaza en la que se encuentra el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Integración.

La manifestación fue organizada por varias asociaciones musulmanas austríacas y la mayoría de las asistentes eran mujeres.

"Nos oponemos a la exclusión de los musulmanes de la sociedad: por eso estamos en contra de la prohibición del velo en parte de la función pública", dijo Elif Öztürk, una de las organizadoras.

"Que una mujer lleve un pañuelo no puede excluirla de ser funcionaria, ese no puede ser el criterio", agregó en un discurso antes los congregados.

El Gobierno austríaco acordó esta semana prohibir el velo integral en los espacios públicos y limitar el uso de símbolos religiosos entre funcionarios para garantizar la "neutralidad" del Estado.

El Ejecutivo de coalición entre socialdemócratas y conservadores explicó sus medidas en un documento en el que indicaba: "Creemos en una sociedad abierta que también está basada en la comunicación abierta: los velos integrales en los espacios públicos se oponen a eso y, por tanto, serán prohibidos".

Según los medios austríacos, en el país viven alrededor de un centenar de mujeres que usan el velo integral.

El Gobierno no ha indicado de forma explicita que vaya a prohibir el hiyab entre funcionarios, pero ha apelado a la necesidad de garantizar la neutralidad religiosa del Estado entre algunos funcionarios.

"El Estado tiene la obligación de actuar con neutralidad ideológica y religiosa. Entre policías uniformados, jueces y fiscales se debe asegurar que se respeta esa neutralidad en el ejercicio de sus funciones", señala el texto del Ejecutivo.

El Ministro de Integración, Sebastian Kurz, sí ha defendido en varias ocasiones en las pasadas semanas la necesidad de prohibir el uso del velo entre las funcionarias, aunque no todos los integrantes del Gobierno lo respaldan.

El Ejecutivo pretende aprobar estas medidas en los próximos 18 meses, antes del fin de la legislatura, y todavía no ha presentado un proyecto de ley, por lo que se desconoce cómo se articularán estas prohibiciones o limitaciones.

En Austria lidera las encuestas el ultraderechista Partido Liberal (FPÖ), que defiende políticas de mano dura contra los inmigrantes y ha criticado la llegada en los dos últimos años de 120.000 refugiados a un país de 8,7 millones de habitantes.

En esta república alpina viven unos 600.000 musulmanes, de los que la mayor comunidad son los de origen turco.