EFEBarcelona

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, ha afirmado que no aceptará una inhabilitación del Tribunal Constitucional por el referéndum del 1 de octubre, porque considera que esa decisión solo puede tomarla el Parlament.

En una entrevista al diario francés Le Figaro, Puigdemont subraya que el Govern no renunciará al referéndum incluso en el caso de que el Constitucional lo anule.

"Nuestro compromiso con la población y con el Parlamento catalán es claro: debemos resolver nuestras reivindicaciones en las urnas. Ninguna suspensión, ninguna amenaza, podrá impedir que los catalanes decidan su futuro de forma democrática", destaca.

Puigdemont ha apuntado que "hará como si nada" si la ley sobre el referéndum es anulada. "Y si el Tribunal Constitucional me suspende de mis funciones (...) no aceptaré esa decisión. Sólo el Parlamento catalán puede suspenderme", añade.

Tras conocer las palabras de Puigdemont, el presidente del PPC, Xavier García Albiol, ha ironizado sobre su "sueño" independentista y ha dicho que terminará cuando "caiga de la cama y se despierte".

Por su parte, el secretario de organización del PSC, Salvador Illa, ha reprochado a Puigdemont que quiera convocar un "referéndum ilegal" y le ha recordado que "fuera de la ley solo hay arbitrariedad y caos".

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado hoy el resultado del concurso impulsado por el Govern por el que se homologa a cuatro empresas para que en el futuro, cuando sea necesario, puedan proveer sobres, papeletas y material electoral.

El Departamento de Gobernación de la Generalitat culminó el pasado 14 de junio un proceso de licitación para proveerse de material electoral, diferente al de las urnas, que quedó desierto.

En Benissa (Alicante), la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha subrayado que cualquier actuación encaminada a preparar el referéndum es "ilegal" y "dará lugar a las actuaciones correspondientes".

"Desde que el 14 de febrero de este año el TC señalara que está prohibido cualquier acto preparatorio del referéndum, todas las instituciones del Estado hemos ido paralizando todos y cada uno de los pasos que ha ido dando la Generalitat hacia ese referéndum de carácter ilegal y que tanta división está generando además en Cataluña", ha manifestado la vicepresidenta.

El ministro y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, en una entrevista con Efe, ha reprochado a Puigdemont que, ante el control para que no destine fondos públicos al referéndum, pretenda arrogarse la propiedad de un dinero que es de todos los españoles.

Además, el Ministerio de Hacienda ha dado 24 horas a la interventora general de la Generalitat de Cataluña, Rosa Vidal Planella, para que aclare si se han desviado 6.150 euros a preparar el referéndum del 1 de octubre y le ha recordado que puede tener responsabilidades administrativas o penales si no contesta.

En cambio, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha criticado al Gobierno por decidir ahora fiscalizar las cuentas de la Generalitat y no haber controlado los gastos de la consulta del 9N cuando tenía la obligación de vigilar las cuentas de Cataluña y del resto de comunidades desde 2015.

El Gobierno catalán ha garantizado que cumplirá ya este viernes con la exigencia del Gobierno de que le detalle semanalmente sus gastos, pero ha acusado al ejecutivo de tratar de "generar miedo a los funcionarios" catalanes con estas medidas, según el secretario de Hacienda de la Generalitat, Lluís Salvadó.

El portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, ha denunciado "el ejercicio de sectarismo político" del Gobierno por controlar semanalmente el gasto de la Generalitat, una "humillación" que ha augurado que se traducirá en más apoyo ciudadano al referéndum anunciado para el 1 de octubre.

También el portavoz de ERC, Sergi Sabrià, ha considerado que el Gobierno "comete un grave error amenazando a la Generalitat y a sus funcionarios" con sus nuevas exigencias de fiscalización semanal de las cuentas del Govern y ha advertido que "el referéndum es imparable pese a las amenazas del Estado".

El PPC, por su lado, se plantea presentar ante el TC un recurso de amparo para frenar la reforma del reglamento del Parlament que preparan Junts pel Sí y la CUP para hacer posible la aprobación exprés de las "leyes de desconexión".

Por otra parte, diversos artistas, escritores e intelectuales catalanes consultados por el diario El País se han pronunciado en contra del referéndum previsto por el Govern para el 1 de octubre.

Para el escritor Juan Marsé, "la consulta es rigurosamente incompatible con el Estado de derecho", según el escritor Eduardo Mendoza el proceso soberanista ha "descarrilado", mientras que el cantante Joan Manuel Serrat ha afirmado: "Yo no iría a votar a unas elecciones que no apelaran a la mayoría de la ciudadanía".