EFEBruselas

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont, huido en Bélgica, reclamó hoy poner fin a lo que considera "una confusión en la separación de poderes" tras la suspensión de los cuatro diputados electos que están en prisión preventiva, avalada por los letrados y la Mesa del Congreso.

En uno de los últimos actos de campaña antes de las elecciones europeas, en el que estuvo acompañado por el actual presidente de la Generalitat, Quim Torra, Puigdemont se mostró en contra del informe presentado hoy por los letrados del Congreso que avala la suspensión de los presos.

El expresidente, número uno de la lista de Junts per Catalunya - Lliures per Europa, denunció lo que él considera una injerencia del poder judicial al "interpretar un reglamento del poder legislativo", como es el ordenamiento de la Cámara, de acuerdo a la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Además, Puigdemont considero que para proceder a la suspensión de los presos, aprobada por la Mesa del Congreso este mediodía, se debería contar con un suplicatorio, una herramienta con la que el poder judicial pide permiso al poder legislativo para actuar, y posteriormente "deberían decidir" la Comisión del Estatuto de los Diputados y Diputadas y el pleno.

En clave europea, Puigdemont pidió que la "vía catalana de la democracia" sea ejemplo ante la amenaza de la ultraderecha y que permita que los jóvenes reciban una Europa en mejores condiciones que las que hay ahora.

El mismo sentimiento europeo al que apeló el exconsejero Toni Comín, segundo en la lista de Lliures per Europa, y que señaló que "los valores del 1 de octubre son los valores de la Unión Europea".

Por su parte, la exconsejera Clara Ponsatí, también candidata por el mismo partido, ve imprescindible "no renunciar nunca al mensaje de no rendirse".

En el acto, realizado ante la sede de la Comisión Europea, también participaron los hijos de los presos Jordi Turull, Jordi Sànchez y Mertixell Borràs, que han animado al voto para evitar el ascenso de la extrema derecha, luchar contra la crisis climática o "defender los derechos de las personas encarceladas y exiliadas", dijeron.