EFEMadrid

El Gobierno y la mayoría de los partidos políticos han coincidido este miércoles en rechazar la propuesta del presidente de Vox, Santiago Abascal, para permitir que ciudadanos sin antecedentes y en pleno uso de sus facultades mentales puedan disponer de un arma en su casa.

Para la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, la propuesta de Vox es "tremendamente insensata", un "retroceso" que "imita lo peor que tienen otros países".

"Nosotros no queremos armas, no queremos, de ninguna de las maneras, parecernos a Estados Unidos en ese aspecto", ha recalcado en RNE Celaá, que ha avisado de que en España "jamás se ha armado al pueblo", salvo en "épocas horribles del pasado como fue la Guerra Civil".

Ha aludido además al ataque terrorista de la semana pasada en dos mezquitas de Nueva Zelanda y ha incidido en que su primera ministra, Jacinda Ardern, ha anunciado que estudiará restringir la tenencia de armas.

El presidente del PP, Pablo Casado, ha criticado que Abascal propugne llevar "armas por la calle", un planteamiento al que el PP se niega en rotundo.

"El PP defiende medidas estrictas contra la delincuencia, las mafias y la inmigración ilegal. Y defendemos a la policía y la guardia civil. Incluso defendemos la presión permanente revisable para delitos muy graves. Pero proponer que los españoles llevemos pistola por la calle, NO", ha escrito su vicesecretario de Organización, Javier Maroto, en Twitter.

El PSOE también considera una "auténtica barbaridad" la propuesta de Abascal que, según el portavoz de su Comité Electoral, Felipe Sicilia, demuestra la radicalización cada vez mayor de Vox, que plantea cuestiones que no interesan a los ciudadanos.

"Hoy en día ningún ciudadano está preocupado por tener un arma en casa", ha recalcado en una rueda de prensa Sicilia, para quien esta propuesta "radical" de Abascal esconde una crítica a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Por Ciudadanos, su secretario de Programas, Toni Roldán, ha dicho que ven con preocupación "la última ocurrencia" de Vox y que quiera "inventarse" un problema de inseguridad que no existe.

Al igual que Sicilia, ha subrayado que España es uno de los países más seguros que existen y ha recordado que en Estados Unidos, donde es legal portar armas, se producen 40.000 muertes por armas de fuego.

"Yo no quiero un país con tiroteos en los colegios ni locos con pistola", ha dicho a través de Twitter Albert Rivera, que ha mostrado su apoyo y confianza en la Guardia Civil y la Policía. "Más medios y recursos policiales y menos ocurrencias", ha pedido.

El senador de Compromís Carles Mulet también ha intervenido en la polémica al afirmar que "las armas son una maldito invento que únicamente sirve para matar, por lo que aspirar a una sociedad con armas es patológico".

Mulet exigió en diciembre al Gobierno por vía parlamentaria que se le ofreciera la documentación que justifique por qué el máximo dirigente de Vox puede llevar pistola -tiene licencia para portar armas de tipo B-.

El Gobierno, según el senador, incumplió los plazos para responder a su petición, que dejó así "caducar".

Podemos, por su parte, ha salido hoy al paso de la polémica que han generado unas declaraciones de Pablo Iglesias de 2012, en las que, en el contexto de una reflexión teórica sobre la construcción de la democracia en EEUU, dijo que el derecho a portar armas era una de las bases de la democracia en ese país.

La democracia, dijo el secretario general dos años antes de la fundación de Podemos, es "incompatible con el monopolio de la violencia por parte del estado".

"Iglesias jamás propuso que en España hubiera venta libre de armas. Cualquiera puede ver el vídeo y comprobarlo. Hizo una reflexión teórica sobre la construcción de la democracia en EEUU. Podemos lleva 4 años en las instituciones y nunca ha propuesto que en España la gente pueda llevar armas", han indicado fuentes de la formación morada al respecto.

En España hay 8.459 personas con licencia de arma de fuego cortas, que solo pueden ser expedidas a quienes tengan necesidad de obtenerla, según datos correspondientes a diciembre de 2018 facilitados la semana pasada por el Ejecutivo en respuesta a otra pregunta de Mulet.

La competencia para concederlas es de la Dirección General de la Guardia Civil, tienen tres años de validez, nadie puede poseer más de una licencia B y cada una no ampara más de un arma.

"No hablamos del derecho a portar armas sino del derecho a defender nuestro hogar. Y si un español se defiende de un criminal que asalta su casa, no puede ir a la cárcel", ha defendido hoy a través de Twitter Santiago Abascal, que tiene licencia del tipo B para armas cortas, que autoriza a llevar encima pistolas o revólveres.