EFERoma

El exministro del Interior y líder de la Liga, Matteo Salvini, ha organizado tres días de debates y mítines en Catania, en Sicilia, en concomitancia con la primera vista de la audiencia preliminar prevista el 3 de octubre del proceso en el que se le acusa de secuestro de personas al bloquear durante cinco días a los migrantes a bordo del barco Gregoretti de la Guardia Costera.

Salvini ha organizado un programa de tres días de encuentros en Catania titulado "Los italianos eligen la libertad" y en el que asegura que se hablara "de Italia, de jóvenes, de trabajo, de escuela, de impuestos y de libertad. No contra nadie, sino para un futuro mejor", explicó en un mensaje a la prensa.

"Yo iré al Tribunal el Sábado a las 9 (...) y en estos días Catania se convertirá en la capital europea de la libertad", añade.

Aunque aún no hay un programa de las intervenciones han sido convocados todos los diputados, senadores, eurodiputados y los militantes del partido al palco que se instalará en el aparcamiento que lleva el nombre de Paolo Borsellino, asesinado por Cosa Nostra, dentro del Puerto de Catania.

Salvini había adelantado: "Me declaré culpable ante el juez de haber defendido a Italia y a los italianos. Volveré a defender las fronteras como primer ministro", pero el sábado se verá si es así, pues ya ha presentado un documento de defensa en el que se alega que a bordo había dos traficantes y que el tiempo de espera fue para garantizar reubicación de los inmigrantes en otros países.

El documento de 50 páginas pretende "desmantelar la acusación de secuestro múltiple que podría costarle hasta quince años de prisión", explican los portavoces del exministro.

El pasado febrero, el Senado aprobó retirar la inmunidad de Salvini por lo que continuó el proceso iniciado sobre el caso Gregoretti.

Los hechos se refieren a cuando del 27 al 31 de julio de 2019, Salvini bloqueó al barco Gregoretti, que tenía a 135 inmigrantes a bordo, resultado de dos operaciones de salvamento diferentes llevadas a cabo por las autoridades italianas en aguas maltesas a petición de La Valeta.

El exministro y líder de la soberanista Liga defiende además que siempre estuvo en contacto con Conte y el resto de ministerios, que aprobaron esta gestión.