EFEVarsovia

El viceprimer ministro y titular de Interior italiano, Matteo Salvini, afirmó hoy en Varsovia que "Polonia e Italia serán los héroes de la nueva Primavera europea", e instó al Gobierno polaco a sumarse al "resurgimiento" de una nueva Europa con más valores y menos burocracia.

Polonia e Italia tienen "principios comunes relacionados con la familia, el desarrollo y el crecimiento", dijo Salvini, quien visitó hoy Varsovia como parte de una ronda de contactos para crear un nuevo grupo en el Parlamento Europeo que aglutine a todas las fuerzas de índole euroescéptica.

"Debido a que el eje franco-alemán ha estado dominando Europa durante años, buscamos un nuevo equilibrio, una nueva energía", señaló Salvini, que también defendió una Europa que vuelva "a sus raíces judeocristianas, algo a lo que se niega Bruselas de una manera irracional al rechazar los valores familiares", dijo.

Salvini se reunió con primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki; el titular de Interior, Joachim Brudzinski, y con el líder del partido gobernante polaco, Ley Justicia (PiS), Jaroslaw Kaczynski, a quien presentó su propuesta de formar un "frente de la libertad" en el Parlamento Europeo tras las elecciones del próximo 26 de mayo.

"La Europa que se creará" tras las elecciones al Parlamento Europeo "nos llevará a todos a un ritmo y una dirección diferentes a la de la Europa que hoy es administrada por burócratas", afirmó Salvini.

La Liga Norte, la Agrupación Nacional (antiguo Frente Nacional) francesa y el Partido por la Libertad holandés ya han llegado a un principio de acuerdo para formar un grupo en la Eurocámara, que pasaría a ser el tercero más grande si también se suman Ley y Justicia y el Partido de la Libertad (FPOE) de Austria.

Lo cierto es que la opción que representa Salvini puede interesar a PiS, formación que actualmente se encuadra en el Parlamento Europeo dentro el grupo de los Conservadores Reformistas Europeos (ECR), el tercero de la Eurocámara.

El ECR está liderado por los conservadores británicos, por lo que tiene los días contados cuando se materialice el "brexit" a fines de marzo, lo que dejaría a PiS sin grupo.

La otra alternativa es el Partido Popular Europeo (PPE), de centroderecha y primera fuerza del PE, del que forma parte el partido Fidesz, del primer ministro de Hungría, Viktor Orban, quien de hecho ha tratado en el pasado que Ley y Justicia se sumara a sus filas.

Sin embargo, el principal partido de la oposición en Polonia, la fuerza de centro-derecha Plataforma Ciudadana, también forma parte del PPE, lo que hace muy difícil que la formación de Kaczynski entre a formar parte de este grupo.

Eso deja al nuevo grupo liderado por Salvini como una opción atractiva para Ley y Justicia, ya que en él encontraría apoyo frente a las sanciones europeas contra las polémicas reformas impulsadas por Varsovia.

La formación opositora polaca Plataforma Ciudadana, sostuvo que la reunión entre Kaczynski y Salvini evidencia que "el Gobierno polaco se ha embarcado en un proyecto para romper Europa".

La Liga Norte, el partido que lidera Salvini, "es una fuerza nacionalista, radical y pro rusa, con una visión agresiva" hacia la UE, por lo que una reunión de su líder con el presidente de PiS nos parece reprobable", dijo el líder de Plataforma Ciudadana, Grzegorz Schetyna.

A juicio de Schetyna, la reunión entre ambos políticos trata de perfilar "cómo romper la UE, cómo coordinar las fuerzas antieuropeas y cómo luchar contra la política común europea", y alertó de que podría suponer el primer paso para el "Polexit", en alusión a un hipotético abandono de Polonia de la UE.

La Liga Norte y Ley y Justicia comparten su oposición a las políticas de Bruselas frente a la inmigración ilegal y los refugiados, algo que Salvini recordó hoy en Varsovia, donde afirmó que "los Estados deben poder proteger sus propias fronteras y a sus propios ciudadanos sin interferencias del exterior, de ahí la negativa de Italia a firmar el Pacto Mundial sobre migración".

Roma y Varsovia también cuestionan lo que consideran un "doble rasero" en el trato de la Unión Europea a los Estados miembros, lo que se traduce, aseguran, en la discriminación de algunos socios comunitarios.

"Tanto Mateusz Morawiecki como Matteo Salvini están de acuerdo en que no puede haber lugar para el doble rasero en el seno de la UE", explicó a la prensa la portavoz del Ejecutivo polaco, Joanna Kopcinska.

Nacho Temiño