EFEBarcelona

El Presidente, Pedro Sánchez, ha llamado a concentrar el voto en el candidato del PSC Jaume Collboni para que, después del 26M, Barcelona deje de estar "sometida" a "intereses personales" y al proceso independentista, algo que los socialistas augura que sucederá si gobiernan comunes y ERC.

"¿Queremos una Barcelona que vuelva a ser Barcelona, que vuelva a ser la ciudad que nos deslumbró a todos, o una Barcelona sometida a los intereses personales y al 'procés'?", ha exclamado ante las cerca de 2.000 personas que han acudido al acto central de campaña de los socialistas barceloneses, que ha tenido lugar en el recinto Fabra & Coats.

También han arropado al alcaldable barcelonés el líder del PSC, Miquel Iceta; el candidato socialdemócrata a la Comisión Europea, Frans Timmermans; el cabeza de lista del PSOE a las europeas, Josep Borrell, y la alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín.

No era la primera vez que Sánchez pisaba esta antigua fábrica de hilos y tejidos; ya lo hizo antes, en abril de 2017, cuando se disputaba el liderazgo del PSOE con la andaluza Susana Díaz. En esa ocasión, el líder del PSOE reclamó que las primarias sirvieran como "kilómetro cero" del cambio "político, económico y social" que necesitaba España.

Para los socialistas, el viraje empezó con la moción de censura, continuó con la victoria del PSOE en las generales del pasado 28 de abril y ahora podría culminar con unos buenos resultados en las elecciones municipales y europeas del próximo domingo, en las que ha llamado a votar en "coherencia" para que ciudades como Barcelona sigan avanzando. "No nos relajemos", ha subrayado.

Sánchez ha subrayado que los socialistas representan "la Cataluña que quiere España y la España que quiere Cataluña", que no es la del "veto" independentista a la candidatura de Miquel Iceta al Senado.

El propio Iceta también ha lanzado dardos contra "el independentismo sectario" que, "con la complicidad de la derecha", frustró el plan del PSOE para situarlo al frente de la Cámara Alta, donde finalmente preside el también catalán Manuel Cruz.

A todos quienes quieran evitar que esta actitud gobierne en la capital catalana, les ha avisado: "Solo el voto a Collboni impide que Barcelona siga secuestrada, subordinada y fracasada".

También ha apelado al voto útil Collboni, que se ha dirigido a los "catalanistas moderados" que, desde una perspectiva progresista", quieren que Barcelona tenga un buen gobierno, como el que exhibieron los socialistas en las tres décadas que estuvieron al frente del consistorio.

"No dejaremos que el independentismo someta la ciudad; ni por la puerta de delante, como quiere hacer Ernest Maragall (ERC), ni por la de detrás, como quiere hacer Ada Colau (comunes)", ha subrayado.

Por su parte, la alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín, que opta la reelección, ha reivindicado que los ayuntamientos socialistas gobiernan "mejor" que los que hace cuatro años se autoproclamaron "ayuntamientos del cambio", como el de Colau. "Querían darnos lecciones, y no", ha deplorado.

En su intervención, Borrell ha aludido a la crisis que se está viviendo en Reino Unido con el 'brexit' como prueba de que la independencia de Cataluña es inviable "en un mundo de gigantes": "¿Cómo se pudo pensar aquí, en Cataluña, que se podía salir de España de la noche al día cuando estamos viendo lo complicado que le está resultando a Reino Unido?", ha dicho.

Por su parte, el candidato socialdemócrata a la Comisión Europea, Frans Timmermans, ha abogado por el diálogo en el conflicto catalán y ha advertido a los independentistas de que "fuera de la democracia no hay nada" y de que "las leyes se cambian para sumar mayorías".