EFEMadrid

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez afirma que "los socialistas, en esta hora grave para nuestro país, reiteramos nuestra lealtad al Estado de derecho desde la convicción de que representamos a una izquierda de gobierno que niega la existencia de causas progresistas en el secesionismo".

En un artículo de opinión que publica hoy el diario El Mundo, Sánchez opina que "el independentismo catalán consumó, con la votación de una Declaración Unilateral de Independencia, la fractura social de Cataluña".

Señala que esta fractura social se hizo "dando continuidad a una huida hacia ninguna parte, que se inició con la suspensión de la legalidad estatutaria y constitucional".

El líder socialista considera que "el señor Puigdemont y el bloque secesionista han violentado las normas esenciales de la convivencia democrática en España".

"Los socialistas hemos sido plenamente conscientes del lugar que debíamos ocupar en este momento -afirma Sánchez-, al que se llega por la irresponsabilidad de quienes han negado cualquier espacio para el entendimiento y las legítimas aspiraciones de un mejor encaje de Cataluña en el marco constitucional vigente".

"Sabíamos que, con independencia de lo mucho que nos separa del actual Gobierno, teníamos que estar a la altura de lo que nuestro historial al servicio de la democracia y de la convivencia siempre exigió de nosotros", añade.

Muestra asimismo la "convicción" del PSOE de que la puesta en funcionamiento de los mecanismos previstos al amparo del artículo 155 de la Constitución deben tener como objetivo esencial la restauración del marco constitucional y estatutario en Cataluña.

Sánchez declara que "las elecciones autonómicas del próximo 21 de diciembre representan una nueva oportunidad. Una nueva esperanza para que se imponga la cordura y evitemos, entre todos, un sufrimiento absolutamente innecesario, cuyas consecuencias padecen, con mayor virulencia quienes ven en riesgo sus puestos de trabajo o sus pequeños negocios, a causa de la irresponsabilidad de quienes han arrastrado al pueblo catalán a un abismo".

"Es el momento de la democracia. De dar la voz al pueblo cuyo nombre invocan quienes prefieren el unilateralismo al acuerdo; la fractura a la cohesión; el enfrentamiento a la reconciliación", dice el secretario general socialista.