EFEMadrid

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha presidido este viernes de manera excepcional la Comisión Delegada para Asuntos Migratorios después de que ayer el Tribunal Europeo de Derechos Humanos haya avalado las devoluciones en caliente en Ceuta y Melilla.

Fuentes de Moncloa han informado a Efe de que se trata de una reunión "interna de trabajo interministerial", que avanzó ayer el portavoz del Ejecutivo canario, Julio Pérez, tras verse con el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la secretaria de Estado para Migraciones, Hana Jalloul, para abordar los problemas derivados ante el aumento de la llegada de pateras a las islas.

Y apuntó que estaría presidida "excepcionalmente" por el jefe del Ejecutivo con la esperanza de que de ella surjan las primeras respuestas a los problemas que se plantearon.

Esta comisión de asuntos migratorios fue creada la legislatura pasada por el Gobierno socialista ante la "relevancia de esta materia" y, presidida por Carmen Calvo.

Y lo hizo con la intención "reforzar la atención a los ciudadanos españoles en el exterior y retornados, a planificar y gestionar la situación de los solicitantes de asilo y refugiados, así como a la adecuada gestión de eventuales situaciones vinculadas a la llegada de inmigrantes".

Se trata de un órgano que se reúne periódicamente, aunque en esta ocasión ha coincidido con el amparo a las devoluciones en caliente por parte de Estrasburgo, que en su sentencia definitiva de ayer por la tarde revocó la condena que impuso a España por la expulsión a Marruecos de N.T y N.D, dos inmigrantes subsaharianos que saltaron la valla de Melilla en 2014.

Así, la última instancia del TEDH dictaminó por unanimidad que "se pusieron ellos mismos en una situación de ilegalidad" al acceder "a lugares no autorizados" y "recurriendo a la fuerza".