EFEMadrid

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, han escenificado un acercamiento durante la reunión mantenida este lunes, en la que han acordado crear un 'Grupo COVID-19' integrado por ambas administraciones que se reunirá semanalmente para coordinar y planificar medidas contra la pandemia.

El grupo celebrará su primera reunión este lunes por la tarde y estará compuesto por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, la titular de Política Territorial, Carolina Darias, el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, y el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado.

Sánchez ha remarcado que funcionará bajo el principio de coordinación, "nunca de jerarquía" por la voluntad del Gobierno de respetar el ámbito competencial de las comunidades.

La creación de este grupo ha sido el único acuerdo concreto que han alcanzado Sánchez y Ayuso en la reunión de alrededor de dos horas de duración que han mantenido a mediodía en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional.

Un encuentro demandado en varias ocasiones por Ayuso y que Sánchez propuso la semana pasada a la presidenta madrileña ante el momento "crítico" que vive Madrid por el avance del coronavirus.

La reunión es la primera que mantienen ambos mandatarios desde que Ayuso fue investida presidenta de la Comunidad de Madrid y tiene lugar tras meses de reproches mutuos por la gestión de la pandemia.

Sin embargo, Sánchez y Ayuso han hecho varios llamamientos a la unidad tras el encuentro y, de hecho, el presidente del Gobierno ha recalcado la voluntad de crear un "espacio de cooperación" contra el coronavirus porque es una "batalla epidemiológica, no ideológica".

"Sólo unidos se vencerá al virus", ha dicho Sánchez en rueda de prensa, mientras que Ayuso ha comentado que "solamente con actuaciones conjuntas" organizadas bajo "un paraguas nacional" se podrá "sacar adelante esta situación".

En concreto, Ayuso ha reclamado una ley "estratégica" para coordinar la pandemia del coronavirus en toda España, con unas "normas básicas" para que los ciudadanos "sepan a qué atenerse".

Hace falta una normativa "clara y concisa y, sobre todo, que se cumpla", en el caso de las cuarentenas, que es uno de los problemas que tienen muchos presidentes autonómicos, ha expuesto.

"Madrid sabe qué hacer pero le faltan recursos", ha dicho Ayuso, que ha reclamado la ayuda de las Fuerzas Armadas en materia sanitaria y un refuerzo estimado en 2.500 agentes de Policía Nacional más Guardia Civil para controlar el cumplimiento de las cuarentenas, entre otras tareas.

Por otro lado, ha señalado que en España hay un problema de falta de médicos y enfermeros, por lo que ha reclamado un plan a seis o diez años para poder cubrir las jubilaciones "masivas" que se van a producir, así como incentivos a corto plazo para que vengan sanitarios a trabajar a España.

La presidenta madrileña, quien ha destacado los millones de pasajeros que recibe anualmente el aeropuerto, ha pedido al presidente la instalación de un hospital de campaña junto a Barajas y en otras zonas "estratégicas" de la región para poder hacer pruebas serológicas y test rápidos.

Al respecto, Sánchez ha asegurado que estudiará más medidas para reforzar los controles epidemiológicos en Barajas pese a que, de todos los contagios ocurridos desde junio, "solo el 0,2 por ciento" proviene del aeropuerto.

En este "plan especial" para Madrid que reconoce la singularidad de la Comunidad madrileña, Sánchez ha ofrecido a Ayuso medios de rastreo adicionales, de desinfección, logísticos, sanitarios y de "reforzamiento de la capacidad hospitalaria".

"Disposición total" ha dicho el presidente que ha precisado que tan importante como centrar recursos en el despliegue de las Fuerzas de Seguridad del Estado, es el rastreo y la atención primaria y hospitalaria, "primordiales" para doblegar la curva.

"Lo único que desea y espera el Gobierno de España, lo digo de corazón, es que estas medidas surtan efecto" ha comentado.

El presidente del Gobierno ha dejado claro que no ha propuesto durante su reunión de este lunes la aplicación del estado de alarma en parte o en todo el territorio madrileño.

"Yo no he ofrecido el estado de alarma hoy a la presidenta", ha contestado antes de puntualizar: "Lo que hice hace unas cuantas semanas fue ofrecerlo a todos los presidentes autonómicos para que, en virtud de sus competencias, decidan".

Ayuso, por su parte, ha rechazado el estado de alarma y el confinamiento total por considerar que "eso es la muerte" para la región madrileña, aunque no ha descartado aplicar restricciones de movilidad a otras zonas de Madrid si "funcionan" y hay una "proyección preocupante" en otros lugares.

La Comunidad de Madrid ha empezado este lunes a aplicar estas restricciones en 37 áreas sanitarias repartidas entre 6 distritos de la capital y siete municipios madrileños, la mayoría al sur de la región, donde sus 855.193 vecinos sólo pueden entrar y salir para actividades imprescindibles, como ir a trabajar, acudir la universidad o cuidar a un mayor.