EFEBarcelona

La consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha admitido este martes que los datos de la COVID-19 se están "complicando" y que "indican que podría haber un cambio de tendencia", pero ha dicho que esperarán "dos o tres días" para ver si se confirma antes de plantearse revisar el plan de Navidad.

"Los datos de hoy nos indican que podría haber un cambio de tendencia", pero "tenemos que esperar dos o tres días para ver si se confirma el cambio de tendencia que estamos empezando a observar", ha afirmado Budó en la rueda de prensa telemática posterior a la reunión del ejecutivo catalán, el día que se ha disparado la velocidad de contagio del virus en Cataluña, con una Rt de 1,1.

Budó ha admitido que los datos "se están complicando" pero, ante las preguntas de si habrá cambios en el plan de reapertura de la actividad o en el plan de Navidad, ha señalado que habrá que "esperar estos próximos días e ir estudiando los datos".

"Habrá Navidad, pero según les datos que haya se llevará a cabo con unas medidas u otras", ha señalado la consellera.

En todo caso, ha incidido que no quiere "aventurar ningún escenario ni especular", pues hay que esperar "dos o tres días" para ver cómo evolucionan los datos.

Y ha añadido que en función de si "se confirma o no el cambio de tendencia", el Govern decidirá "cómo se tiene que acabar de definir el plan de Navidad", que permite la movilidad libre por toda Cataluña los días 24, 25 y 26 de diciembre y 1 de enero, y lo explicará previsiblemente antes de que finalice esta semana.

En cuanto al plan de recuperación de la actividad, Budó ha dicho que de momento no están previstos cambios, en un momento en el que Cataluña sigue en la fase 1, si bien se han flexibilizado algunas medidas como levantar la limitación de máximo de aforo de 500 personas en eventos culturales o reabrir centros comerciales.

Además, a partir del próximo fin de semana, el confinamiento perimetral pasará de municipal a comarcal.

Sobre este punto, Budó ha explicado que se ha valorado con Andorra que esta apertura perimetral a comarca en el caso concreto del Alt Urgell (Lleida) incluya también al país pirenaico, para "tener en cuenta la realidad transfronteriza".