EFESeúl

El Gobierno surcoreano insistió hoy nuevamente en que aún cabe la posibilidad de que el líder norcoreano, Kim Jong-un, visite Seúl antes de que acabe el año pese al aparente atasco en las conversaciones sobre desnuclearización.

"Seguimos con los preparativos para que los acuerdos que han alcanzado el Sur y el Norte, incluyendo la visita de Kim al Sur, se implementen sin obstáculos este año", explicó hoy en rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Unificación sureño Baik Tae-hyun.

Los líderes de ambas Coreas, Kim Jong-un y Moon Jae-in, acordaron en su cumbre de septiembre que el mariscal norteño trataría de visitar Seúl antes de que acabara el año.

De hacerlo, sería el primer líder de Corea del Norte en pisar el Sur.

Sin embargo, el bache en las actuales conversaciones sobre desnuclearización entre EEUU y Corea del Norte hace pensar que el viaje de Kim podría retrasarse hasta 2019.

La semana pasada, Pionyang canceló a última hora un encuentro entre su responsable de inteligencia, Kim Yong-chol, y el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, cuyo objetivo era ayudar a fijar una esperada segunda cumbre entre Kim Jong-un y el presidente estadounidense, Donald Trump.

Desde que ambos acordaron en su primer encuentro en junio en Singapur "trabajar para la completa desnuclearización de la península" los avances han sido tan solo simbólicos ante la ausencia de una hoja de ruta para el desarme.

De este modo, Washington viene exigiendo ahora gestos de verdadero calado -como inventarios del arsenal norcoreano- mientras el régimen pide que antes se firme un tratado de paz que ayude a garantizar su supervivencia.

En ese sentido, Baik dijo hoy también, en declaraciones que recoge la agencia de noticias Yonhap, que norcoreanos y estadounidenses están tratando de fijar en estos momentos una nueva fecha para un encuentro de alto nivel entre Pompeo y Kim Yong-chol.