EFECopenhague

Suecia registró en 2016 el mayor aumento de población interanual en un siglo y medio debido a la llegada de refugiados e inmigrantes a ese país nórdico, según datos difundidos hoy por la Oficina Central de Estadísticas sueca.

La población sueca había ascendido a 9.995.153 habitantes al 31 de diciembre pasado, con un aumentó anual de 144.136 personas, un 1,46 %, una subida que no se registraba desde 1861.

El saldo positivo de inmigrantes fue de 117.127 personas, lo que equivale al 80 % del incremento de población total.

Los datos de la Oficina Central de Estadísticas muestran que tres de cada diez inmigrantes procedían de Siria y que el 17,9 % de la población no ha nacido en Suecia.

El estudio revela que se acentúa la tendencia surgida el año pasado, cuando por primera vez desde que se hacen registros demográficos en Suecia la población masculina superó a la femenina, entre otros motivos porque la mayor parte de los inmigrantes llegados al país son hombres.

Suecia recibió en 2015 a 163.000 solicitantes de asilo, la cifra per cápita más alta de toda la Unión Europea, lo que provocó un cambio en la tradicional generosa política de asilo, endureciendo los criterios para conceder el estatus de refugiado e introduciendo controles fronterizos.