EFETaipei

Taiwán rechazó hoy el arbitraje internacional puesto en marcha por Filipinas sobre la soberanía de las islas Spratly, donde la presencia de un buque estadounidense generó esta semana un rebrote de la tensión entre China y EEUU.

Filipinas no invitó a la República de China, nombre oficial de Taiwán, a participar en su arbitraje con Pekín, a pesar de que la isla reclama soberanía sobre los mismos territorios que China en el Mar de China Meridional.

"Por eso este arbitraje no afecta en modo alguno a la República de China (Taiwán) y, por tanto, no se reconoce ni se acepta el resultado de ese arbitraje", dijo hoy el Ministerio taiwanés de Relaciones Exteriores en un comunicado.

La postura taiwanesa de rechazo del arbitraje coincide con la de China y se produce después de que esta semana la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya dijo que tiene jurisdicción para dirimir una solicitud de Filipinas sobre su soberanía territorial frente a Pekín.

Tanto Taiwán como China reclaman soberanía sobre una zona de las Spratly, el territorio incluido entre nueve líneas de un mapa publicado en 1947, cuando China estaba gobernada por el Partido Kuomintang, actualmente al frente de la administración de la isla.

Sin embargo, Filipinas considera que esa reclamación no se ajusta a la Convención del Derecho del Mar de las Naciones Unidas.

El conflicto entre China y otros países que reclaman soberanía en el mar del Sur de China ha escalado con la presencia de Estados Unidos en la zona, que se concretó el martes en el paso del destructor USS Lassen por aguas próximas al arrecife Subi, cuya soberanía reclama y ejerce China.

Taiwán junto a China, Brunei, Malasia, Filipinas y Vietnam reclama la soberanía sobre territorios en el mar de China Meridional y ocupa la mayor isla en las Spratly, la isla Taiping.