EFELondres

El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, y el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, abordaron hoy estrategias para "aumentar la presión" sobre el régimen de Corea del Norte y dialogaron sobre la situación en Irán, Libia y Birmania, entre otros asuntos.

"Hemos acordado continuar trabajando juntos, así como con socios como China, que pueden ejercer influencia sobre Corea del Norte, a fin de asegurar la completa e irreversible desnuclearización de la península coreana", dijo Johnson en una rueda de prensa conjunta tras reunirse con su colega estadounidense.

Tillerson, por su parte, agradeció el "sólido apoyo" del Reino Unido a la hora de condenar los tests de misiles balísticos que ha ejecutado Pyongyang en las últimas semanas y expresar que son "inaceptables para la comunidad internacional".

Antes de reunirse con Johnson, Tillersn mantuvo un "corto pero muy útil" encuentro con la primera ministra británica, Theresa May, en el que ambos conversaron sobre "diversas áreas" de interés mutuo, entre ellas la "amenaza de Irán" en Oriente Medio.

El jefe de la diplomacia estadounidense consideró que las decisiones internacionales sobre Irán no deben tomarse "teniendo en cuenta únicamente las capacidades nucleares" de Teherán, sino "la totalidad de las amenazas" que presenta el país.

"Sus acciones para impulsar al régimen de Al Asad (en Siria), sus actividades maliciosas en la región, incluidos ciberataques, y su desarrollo agresivo de misiles balísticos", todo eso "amenaza la seguridad de la región y de los Estados Unidos", afirmó.

Johnson y Tillerson participaron hoy en un encuentro sobre la situación en Libia en el que participaron asimismo representantes de Italia, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Francia.

"Libia es la primera línea de nuestra batalla común contra el terrorismo y la inmigración ilegal, y compartimos un interés vital en la estabilidad de ese país", afirmó el ministro británico.

Johnson resaltó la necesidad de "romper el bloqueo político" en el país y sostuvo que vislumbrar unas elecciones en el plazo de un año puede ser "un calendario razonable", si bien advirtió de que no se deben buscar soluciones "de forma demasiado acelerada".

Sobre la situación de los refugiados rohinyás que huyen de Birmania, Tillerson afirmó que la "persecución" y "lo que se ha caracterizado por muchos como una limpieza étnica" debe detenerse.

"Es importante que la comunidad internacional alce la voz en favor de un tratamiento hacia las personas como todos esperamos que debe ser, con independencia de su etnia", agregó.

Johnson pidió por su parte a la Consejera de Estado y líder de facto del Gobierno birmano, la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, que haga uso de su "autoridad moral" para contribuir a la resolución del conflicto.

"Creo que nadie quiere que los militares vuelvan a mandar en Birmania, nadie quiere el retorno de los generales", afirmó.

Ambos diplomáticos resaltaron además durante la rueda de prensa la cooperación entre Londres y Washington en la actuación contra la devastación que ha dejado en la zona del Caribe el paso del huracán Irma.

Al abordar el futuro de su relación bilateral, Tillerson subrayó que Washington será un "firme aliado" de Londres durante su proceso de salida de la Unión Europea (UE).

"El 'brexit' constituye un reto único para los británicos, pero sabed que tenéis un firme aliado en los Estados Unidos. Nos mantendremos al lado de nuestro aliado mientras el 'brexit' continúa tomando forma", afirmó.