EFEBruselas

El nuevo ciclo político en las instituciones comunitarias ofrece la oportunidad de abordar de otra manera la gestión de la inmigración irregular, uno de los asuntos que más ampollas ha levantado en los últimos años en la Unión Europea, coincidieron este lunes los ministros europeos de Interior.

El Consejo de Interior se reunió hoy por primera vez con la presencia de los nuevos responsables de Inmigración en la Comisión Europea: el griego Margaritis Schinas, uno de los vicepresidentes, y la sueca Ylva Johansson, que lleva la cartera de Interior.

"Este es el inicio de un nuevo ciclo político, no hay tiempo que perder", dijo en rueda de prensa Schinas, que recordó que una de las "prioridades emblemáticas" de Bruselas es elaborar un nuevo pacto sobre migración y asilo.

Schinas subrayó la voluntad de buscar el "consenso" entre los países y anunció una gira europea, que comenzará este jueves en Atenas y seguirá el viernes en Turquía, para tratar los temas que preocupan y encontrar vías para avanzar.

Por su parte, la comisaria indicó que el objetivo de ese viaje es mantener contactos bilaterales para "encontrar soluciones".

En la reunión de hoy se abordó un informe elaborado por Finlandia, que preside hasta finales de diciembre el Consejo de la UE, que analiza los elementos en los que los países se deben centrar en el futuro para desatascar la política migratoria y de asilo, bloqueada desde hace tres años.

El documento finlandés insiste en las perspectivas que ofrece tanto el nuevo ciclo político en las instituciones comunitarias como la preparación del Marco Financiero Plurianual (es decir, el presupuesto para el periodo 2021-2027), en el que se espera aumentar de manera considerable los fondos para gestionar la migración.

Menciona también la necesidad de "buscar más coherencia política", por ejemplo en los acuerdos con terceros países de origen y tránsito para permitir la devolución de aquellos inmigrantes que no tengan derecho a solicitar protección internacional en la UE.

"Necesitamos identificar maneras concretas de apoyar y animar a nuestros países socios hacia una mejor cooperación sobre la readmisión", subraya el documento, que hace hincapié también en que hay que abordar las "causas de raíz" de la inmigración irregular.

Asimismo, se refiere a la importancia de implicar más activamente a las agencias europeas, por ejemplo la Agencia europea de Asilo, para responder a las necesidades actuales, "con nuevas tareas, más recursos y flexibilidad".

"La UE debe mostrar liderazgo global a la hora de facilitar protección internacional", dice el texto, que también cree determinante que la Unión "hable con una sola voz".

Según admite, todos los países coinciden en que "el sistema actual no permite una distribución correcta de los solicitantes de asilo" e indica que el dilema que se abre con la reforma de la política migratoria es o bien partir del sistema actual con sus desequilibrios e introducir "un nuevo elemento correctivo" o modificar el sistema "con un reparto más justo".

También subraya que hay que contar con más información, "datos completos" sobre "donde están las presiones, en términos de primeras llegadas y de movimientos secundarios", es decir, desplazamientos de los migrantes una vez acceden a la UE y de sacar el máximo provecho a los elementos existentes para facilitar vías de entrada legal.

Alemania, por su parte, presentó hoy un documento para "alimentar el debate", que propone entre otros aspectos que las solicitudes de asilo sean examinadas en las fronteras exteriores de la UE y que exista un reparto obligatorio de los demandantes.

La comisaria sueca valoró hoy la propuesta de Alemania, que consideró un elemento más en el debate abierto, y añadió que "es una señal de que los países quieren avanzar" en ese ámbito.

Se espera que la nueva CE presente su nuevo paquete en materia migratoria el próximo febrero.

Las reformas en política migratoria que están estancadas desde hace años incluyen la revisión del Reglamento de Dublín, sistema que determina qué Estado miembro es responsable de gestionar las solicitudes de asilo de los inmigrantes que acceden al territorio europeo.