EFEMadrid

El fallecimiento de dos hombres, uno poco después de votar y el otro justo antes; el primer sordociego en presidir una mesa o el plante de los ciudadanos de cuatro municipios de Murcia que no han votado son algunas anécdotas de una jornada electoral en la que ha primado, en general, la normalidad.

En la pedanía granadina de Talará, en el término municipal de Lecrín, un hombre de 80 años ha muerto poco después de haber ejercido su derecho al voto. El anciano empezó a sentirse mal y murió mientras era trasladado hasta un centro médico de la localidad de Dúrcal.

No ha sido el único fallecimiento. En San Sebastián, un hombre con discapacidad ha muerto en el colegio electoral instalado en la Facultad de Derecho de la Universidad del País Vasco al sufrir un ataque, por lo que se ha caído de su silla de ruedas.

Los 1.270 vecinos de Benizar, Otos, Mazuza y Casa Requena, cuatro pequeñas poblaciones del campo de Moratalla (Murcia) con un censo total de 868 electores, se han plantado y no han votado siguiendo la decisión que adoptaron hace unos días en asamblea.

Estas elecciones serán recordadas como las primeras en las que una persona sordociega ha presidido una mesa electoral. Ha sido en Santa Cruz de Tenerife y se trata de Antonio Acosta, quien, bajo unas oscuras gafas, ha bromeado con algunos de los electores, a quienes decía "bonito número de DNI" o con los que charlaba entre votación y votación de la buena marcha de la jornada.

Cien años ha cumplido este domingo Antonia, vecina del barrio de Poblenou de Barcelona, quien ha acudido a votar arropada por sus hijos, su yerno, y algunos de sus nietos y bisnietos "para que se arregle todo porque todo está muy estropeado".

Una cita la de este año en la que personajes famosos han sido llamados para formar parte de mesas electorales, como el cantante Loquillo, que ha presidido una, según ha contado en Twitter, o el actor y director de cine Paco León, que ha revelado a través de Instagram que fue convocado como suplente, pero finalmente no ejerció al presentarse el titular.

Los tres habitantes censados del municipio toledano de Illán de Vacas, que además son el presidente y los dos vocales de la mesa electoral, han sido los primeros en ejercer su derecho a voto, tras lo cual han podido cerrar el colegio con la autorización de la junta electoral de zona. Lo volverán a abrir a las 20:00 horas para realizar el recuento de sufragios.

Cuarenta segundos son los que han tardado en votar los seis vecinos del municipio riojano de Villarroya, que se han organizado para tardar el menor tiempo posible en introducir las papeletas en las urnas, y se ha dado por cerrado el colegio electoral en minuto y medio.

En Valencia, el colegio electoral del centro escolar Nuestra Señora del Carmen, en la avenida de Burjassot, ha sido testigo de cómo un hombre en estado de embriaguez ha introducido dos papeletas en cada una de las urnas, en una mesa electoral que, además, no le correspondía.

El segundo vocal de la mesa electoral del colegio madrileño Pinar del Rey en la que ha votado el líder de Vox, Santiago Abascal, ha tenido que ausentarse en el momento del voto del candidato al sufrir ansiedad debido a la presencia de una gran cantidad de medios de comunicación, lo que le ha provocado vómitos y diarrea.

Por si acaso, Jorge García, de 56 años, ha aclarado a Efe que no tenía "ningún problema con quién votara" en la mesa.

Parece que no ha sido así en el caso de la presidenta de la mesa electoral en la que ha votado la cabeza de lista por Barcelona de Ciudadanos, Inés Arrimadas, a la que ha negado el saludo, según ha denunciado la política en su cuenta de Twitter.

Un vocal de una mesa de un colegio electoral de la localidad de Alcanar (Tarragona) ha sido detenido cuando, al ser identificado para componer la mesa electoral, se ha visto que tenía un requerimiento judicial pendiente por un caso de violencia de género.

Demoras de los ciudadanos convocados para formar las mesas electorales, problemas técnicos que han retrasado la apertura de colegios o urnas que han tenido que ser sacadas a la calle para facilitar el voto de personas con problemas de movilidad son pequeñas incidencias que también forman parte del anecdotario de la jornada.