EFEMadrid

Un proyecto para la promoción del envejecimiento activo entre España y Portugal experimenta con robots y tiene como objetivo la estimulación física y mental de las personas mayores para retrasar el deterioro de su salud.

Este proyecto, denominado “Iniciativas innovadoras para la promoción del envejecimiento activo en la región EuroACE”, se ha presentado hoy en el Foro “Historias Ibéricas de cohesión”, organizado en Madrid por las Agencias EFE y LUSA, con el apoyo de la Dirección General de Política Regional (DGRegio) de la Comisión Europea, con motivo del 30 aniversario de los programas Interreg.

Esta iniciativa ha sido presentada por el investigador José Luis Moyano García-Cuevas, del Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesus Usón, de Cáceres, un proyecto que comenzó en 2017 y concluye en 2020.

Moyano ha destacado que 2080, según estudios de organizaciones europeas, se prevé que el 30 por ciento de la población europea tenga más de 65 años, lo que supone un reto demográfico tanto social como económico.

La finalidad del proyecto, ha señalado este investigador, es “retrasar el deterioro físico y cognitivo” de las personas mayores e “incrementar su independencia y su calidad de vida”, así como la reducción de los costes asistenciales de este sector de la población.

La iniciativa se ha desarrollado en 10 centros asistenciales, seis en España y cuatro en Portugal, en las zonas de Portugal centro y Extremadura.

Tres han sido los programas de este proyecto, ha expuesto José Luis Moyano: estimulación tanto física como cognitiva, mediante el uso de videojuego; y robótica social, con prototipos de robot que ayudan a los mayores.

La estimulación física se ha articulado mediante juegos interactivos de vendimia, a través de recorridos por obstáculos, recogida y el pisado de uvas, así como tareas de marcha, equilibrio y fuerza, con el objetivo de evitar caídas, que suelen suponer el comienzo de su declive y dependencia, ha precisado el investigador.

La estimulación cognitiva y de la mente se ha desarrollado con juegos de compra en actividades de la vida diaria destinados a trabajar la memoria mediante el recuerdo de la lista inicial de adquisición de productos, su organización y distribución en casa, su ubicación adecuada, así como el cálculo en pagos y vueltas dinerarias.

La experimentación con robots que han interactuado y hablado con los mayores, se ha centrado en la recreación de situaciones en el hábitat de los mayores, para funciones como detectar si llevan mucho tiempo sentados, y animarles a levantarse, activar ejercicios físicos frente al sedentarismo, y otras funcionalidades.

Los primeros resultados de este proyecto recogen, ha explicado Moyano, buena aceptación de los juegos por parte de los mayores, utilidad en los objetivos de estimulación física y mental, fácil uso y comprensión, disminución de las barreras tecnológicas y, como conclusión, el retraso del deterioro cognitivo y físico, así como el aumento de la autonomía de las personas mayores. EFE

jt/crf/fg

(foto) (vídeo)