EFEEstrasburgo (Francia)/Bruselas

Una quincena de eurodiputados miembros de la Plataforma de Diálogo UE-Catalunya, una estructura de apoyo al proceso independentista con sede en Bruselas, afirmaron hoy que el juicio contra los dirigentes secesionistas "no es un asunto interno".

Los eurodiputados presentaron un manifiesto en rueda de prensa en Estrasburgo (Francia) y publicaron igualmente un texto a modo de tribunas de opinión en ocho diarios europeos para denunciar lo que consideran una politización del juicio por la participación de esos dirigentes en el ilegal referéndum sobre la independencia de Cataluña del 1 de octubre de 2017 y la posterior declaración unilateral de independencia.

"Este juicio político no es un asunto interno español. Tiene una clara dimensión política", opinan los europarlamentarios en el manifiesto, en el que piden que se abandone la vía de la "acusación criminal" para dejar paso al "diálogo" como solución a la crisis del independentismo catalán.

Rechazan la narrativa detrás de las acusaciones" a los líderes independentistas sentados en el banquillo y consideran que "los catalanes tienen derecho legítimo a democráticamente decidir sobre su propio futuro".

"Esperamos que nuestras acciones ayuden a aumentar el interés de la UE sobre un juicio que no es otra cosa que político y que no debería celebrarse nunca en Europa", dijo el presidente de la plataforma, Ivo Vagjl.

"Es escandaloso este proceso que usa la Justicia cuando es un asunto político", opinó el líder ecologista francés José Bové, que llamó a la UE "a implicarse en una solución democrática".

También estuvieron en la rueda de prensa otros eurodiputados de la plataforma como Eleonora Forenza (comunista italiana), Matt Carthy (Sinn Fein irlandés), Barbara Spinelli (independiente italiana) o Marie Pierre Vieu (Frente de Izquierdas francés), así como Jordi Solé y Josep Maria Terricabras (ERC) y Ramón Tremosa (PDeCAT).

Las cabeceras en donde aparecen las tribunas son las británicas "The Times" y "Nation Cymru", la francesa "Libération", la belga "Knack", la italiana "Left" y las españolas "Público" y "Ara".

Firman los artículos el eurodiputado Bové, el diputado británico Hywel Williams y la eurodiputada Jill Evans, ambos del partido nacionalista galés Plaid Cymru, y el eurodiputado del partido de izquierda belga flamenca Groen Bart Staes.

Por otro lado, en Bruselas, decenas de personas, entre las que había catalanes residentes en Bélgica y Holanda y nacionalistas flamencos, se concentraron este martes frente a la sede de la Comisión Europea para exigir la libertad de los presos independentistas.

El exconsejero catalán Lluís Puig, prófugo de la Justicia española desde fines de octubre de 2017 e instalado en Bélgica, dijo a los medios que confía en "acabar regresando" a su casa en "una Cataluña que va a ser mejor con una República catalana".