EFEZaragoza

Un octogenario llamado Luis ha sido el primer anciano que ha recibido el alta y ha podido abandonar, a primera hora de esta tarde y entre vítores y confeti, la residencia La Abubilla, de Yéqueda (Huesca), uno de los centros intermedios habilitados por el Gobierno de Aragón para mayores contagiados que viven en residencias y que presentan síntomas leves.

Pasadas las 15.00 horas, Luis ha abandonado la residencia con los brazos en alto, blandiendo en la mano el papel del alta médica y lanzando abrazos al personal de la residencia, que le ha hecho un pasillo a su salida y le ha aplaudido y lanzado confeti.

Antes de subirse al vehículo que le trasladaba a Épila (Zaragoza), su localidad de residencia, ha asegurado que se siente "bien" y que eso es "maravilloso".

La residencia de Yéqueda, localidad a menos de cinco kilómetros de Huesca capital, se inauguró hace dieciséis días como centro intermedio para acoger a ancianos con síntomas leves que viven en otras residencias de Aragón.