EFEBruselas

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, insistió este martes en que las empresas farmacéuticas deben cumplir sus obligaciones en la entrega de vacunas contra la covid a la Unión Europea después de que esta invirtiese miles de millones de euros para ayudarles en su desarrollo.

En un discurso en el Foro Económico de Davos, que este año se celebra de forma virtual por la pandemia, Von der Leyen recordó que tanto la UE como otros han invertido "grandes sumas de dinero" para "construir pronto capacidades de investigación e instalaciones de producción".

"Europa ha invertido miles de millones para ayudar a desarrollar las primeras vacunas del mundo contra la covid-19, para crear un auténtico bien común global. Y ahora las empresas tienen que cumplir, tienen que honrar sus obligaciones", dijo.

Por ello, recordó, la Comisión establecerá un mecanismo de transparencia sobre las exportaciones de vacunas.

Esto significará que las empresas que produzcan vacunas contra la covid-19 en la UE tendrán que notificar de antemano cuando quieran exportar vacunas a terceros países, con excepción de las enviadas por motivos humanitarios, según anunció el lunes el Ejecutivo comunitario.

"Europa está decidida a contribuir a este bien global común, pero esto también significa negocio", apostilló von der Leyen.

En una rueda de prensa, en Bruselas los portavoces de la Comisión Europea indicaron que "la idea es crear un sistema que permita tener transparencia de las vacunas que se han producido en la UE y que se exportan".

"La CE está trabajando para desarrollarlo y esperamos tener más información sobre esto para el final de la semana", agregó el portavoz comunitario de Salud, Stefan de Keersmaecker.

La advertencia de la presidenta de la Comisión llega tras la disputa con la farmacéutica británica AstraZéneca, que el viernes pasado anunció a la UE que no podría cumplir con las entregas firmadas y que en las próximas semanas recibiría considerablemente menos dosis de las previstas.

Representantes de la Comisión y los Estados miembros se reunieron el lunes dos veces con el presidente de la empresa, pero en ambos casos quedaron insatisfechos con las explicaciones dadas sobre los retrasos.

La sospecha en Bruselas es que la farmacéutica -cuya vacuna contra la covid-19 podría recibir autorización de la Agencia Europa del Medicamento esta misma semana- habría dado prioridad a las entregas a terceros países frente a las pactadas con la UE.

Los retrasos del laboratorio británico se suman a los iniciales en las entregas de la vacuna de Pfizer-BioNTech, a priori ya solucionados, pese a que todas estas empresas recibieron financiación de la UE, que invirtió 2.700 millones de euros en varias farmacéuticas para el desarrollo de las vacunas a cambio de asegurarse millones de dosis de las mismas.

La Comisión Europea, que negocia con las empresas en nombre de los Veintisiete, firmó con AstraZéneca la entrega de 300 millones de dosis y otros 100 millones adicionales, suficientes para vacunar a 200 millones de personas.