EFEMadrid

Vox ha cerrado este sábado con éxito lo que considera una primera fase de negociaciones para impedir gracias a pactos con el PP y Cs gobiernos de izquierdas en numerosos ayuntamientos, con el borrón de Burgos, donde sus dos concejales han permitido que el PSOE se haga con la Alcaldía.

El partido de Santiago Abascal ha sido determinante para la constitución de ejecutivos de derechas en varias decenas de municipios y capitales de provincia, entre ellas Madrid, la más preciada.

Su política de pactos se ha visto empañada por lo ocurrido en el Ayuntamiento de Burgos, donde la orden de la dirección nacional era apoyar al candidato de Cs a la Alcaldía, Vicente Marañón.

Pero los dos concejales de Vox han votado su propia candidatura, lo que ha dado el bastón de mando al socialista Daniel de la Rosa, cuya lista fue la más votada en las elecciones del 26 de mayo.

Un decisión que ya anunciaron este viernes en un comunicado en las redes sociales y que argumentaron en la negativa de Cs a pactar con Vox "en igualdad de condiciones".

Ambos concejales aseguraron además que siempre han contado "con total libertad por parte de la ejecutiva nacional del partido para negociar sin condicionantes".

Sin embargo, la dirección de Vox les ha acusado de haber incumplido la disciplina y les ha advertido de que deberán asumir las consecuencias que dicte el Comité de Garantías del partido.

Los apoyos para las investiduras de alcaldes del PP o Cs se concretarán en los próximos 20 días, en los que se abrirá un nuevo período de negociaciones para estructurar los gobiernos municipales de forma proporcional a los resultados electorales, según ha advertido Vox en un comunicado.

Además de para el Ayuntamiento de Madrid, su concurso también ha sido indispensable para formar los gobiernos de Zaragoza, Granada, Palencia, Teruel o Badajoz, así como en otros municipios significativos como los almerienses del El Ejido o Roquetas de Mar.

Apoyos que ha dado tanto para que gobierne el PP o Cs en solitario o, bien, conjuntamente, pero también para crear gobiernos de coalición con los populares.

Una fuerza que le dan sus más de medio millar de concejales, presentes en la mitad de las capitales provinciales y en otras muchas localidades de las más de 700 en las que presentó candidatura para el 26M.

Los comicios le dieron cinco mayorías absolutas y, por tanto, cinco alcaldes, cuatro en Castilla y León y uno en Castilla-La Mancha. Ninguno de estos municipios supera los 115 habitantes.