EFELa Haya (Holanda)

El líder ultraderechista holandés, Geert Wilders, tendió hoy la mano a sus rivales para formar una coalición postelectoral y alertó de que un Gobierno sin su Partido de la Libertad (PVV), antiislamista y eurófobo, será "inestable" y "fracasará muy pronto".

En rueda de prensa, el político indicó que, aunque no considera que "todos los marroquíes sean escoria, pues eso no sería cierto", hay un "alto porcentaje de marroquíes que recogen las estadísticas de criminalidad" en los Países Bajos.

Su objetivo, de ganar las elecciones en Holanda del próximo día 15 como auguran las encuestas, es aplicar una "estricta política migratoria" que pondría fin a la radicalización de los jóvenes marroquíes.

"Los holandeses que han ido a combatir a Siria son en un 80 % de origen marroquí. Podemos cerrar nuestros ojos a eso y ser políticamente correctos, pero la realidad es que tenemos un problema en Holanda, no con todos los marroquíes, pero sí con muchas personas de origen marroquí", especificó Wilders.

Sobre la negativa de sus rivales políticos a formar una coalición con el PVV, el líder populista advirtió de que "darle la espalda a millones de votantes holandeses es antidemocrático".

"Si los votantes nos hacen grandes, no nos pueden impedir gobernar", alertó el político, cuyo partido tiene más apoyos que nunca de los votantes holandeses según las encuestas, pero el mayor rechazo de su historia por parte de los partidos.

Además, rechazó que sea "un racista", al igual que "tampoco lo es el PVV", añadió.

"Estamos haciendo fuerte nuestra Constitución y nuestra libertad. Hablamos de poner fin a la islamización de nuestra sociedad. El islam y la libertad son incompatibles", dijo el populista.

Asimismo, afirmó que "todos los verdaderos refugiados deben tener derecho a refugio, pero mejor en su región, por ejemplo en Arabia Saudí, antes que aquí".

Agregó que lo que busca con sus políticas es que sus hijos y nietos "sean libres y eso solo se consigue con menos islam" en los Países Bajos.

Sobre sus planes de sacar a Holanda de la Unión Europea (UE), Wilders dijo que quiere mantener relaciones de amistad con los países miembros pero "sin necesidad de que sea en Bruselas ni que se negocie la legislación nacional" con otros Estados.

Wilders lidera las encuestas de intención de voto para las elecciones del 15 de marzo, seguido por el partido liberal del actual primer ministro, Mark Rutte (VVD), aunque el populista no podrá gobernar si no logra formar una coalición de múltiples partidos.

A menos de dos semanas de las elecciones y con un panorama político cada vez más dividido, la mayoría de los líderes holandeses ya han mostrado su rechazo a negociar con Wilders debido a sus declaraciones antiislamistas y xenófobas.