Hasta no hace mucho se pensaba que realizar ejercicio durante el embarazo podía perjudicar la salud de la mujer y del feto, pero no sólo no es así, sino que además beneficia a ambos, ya que está demostrado que las mujeres con actividad física habitual tienen mejor circulación sanguínea y más oxígeno en el cuerpo.

Hasta no hace mucho se pensaba que realizar ejercicio durante el embarazo podía perjudicar la salud de la mujer y del feto, pero no sólo no es así, sino que además beneficia a ambos, ya que está demostrado que las mujeres con actividad física habitual tienen mejor circulación sanguínea y más oxígeno en el cuerpo.

Según un estudio publicado por los investigadores de Kansas City University of Medicine and Biosciences hacer ejercicio durante el embarazo no solo es bueno para la madre, pues mejora su salud así como la preparación y recuperación tras el parto, sino también para el feto, ya que fortalece su corazón.

Pese a que aún se desconoce la causa concreta por la que el feto recibe los beneficios del ejercicio materno, el estudio mencionado apunta a que las hormonas segregadas tras la práctica de deporte (las endorfinas), traspasarían la placenta durante la actividad física, favoreciendo el desarrollo del corazón del bebé.

Consejos para un embarazo saludable

Por su parte, la doctora granadina Flor María Trujillo, fisioterapeuta obstétrica y osteópata, comparte unos consejos para que la actividad física durante el embarazo se haga de una manera saludable.

“Realizar una actividad física durante el embarazo tiene muchos beneficios sobre la salud del feto y de la madre, pero no todos los deportes son adecuados durante esos 9 meses. Antes de ponerse a realizar un deporte es importante conocer el punto de partida y el estado físico de la madre".

"Es recomendable que antes de aventurarse a realizar ejercicios durante la gestación, sean valoradas por un profesional sanitario cualificado para ello. Éste será el encargado de diseñar los ejercicios terapéuticos más apropiados para cada mamá.” sostiene María Trujillo.

"No todos los deportes son adecuados durante esos 9 meses"

Entre los principales beneficios de realizar una actividad deportiva, la experta destaca que ésta práctica ayuda a aliviar las molestias que se derivan del crecimiento del bebé. Además, hacer deporte ayuda a que a la madre descanse mejor y reduce el riesgo de depresión gestacional o postparto.

Finalmente, realizar ejercicio ayuda a la mujer embarazada a estar mejor preparada para el parto y a gestionar mejor el dolor. “El deporte puede disminuir no sólo los dolores si no fortalecer y generar una mayor elasticidad de la zona del abdomen y la pelvis, y por lo tanto el cuerpo está mejor preparado ante el momento del parto" añade.

practicodeporte@efe.es