La Sirenita, como se apoda a la nadadora tinerfeña Michelle Alonso, hizo historia en Málaga. Se convirtió en la primera deportista con discapacidad intelectual en competir en unos Campeonatos de España absolutos, además de llegar a semifinales y nadar junto a Jessica Vall.

Todo en un mismo día, en una jornada que no olvidada nunca la nadadora del Ademi Tenerife, doble medalla de oro en Juegos Paralímpicos.

Cerca de la final

Alonso se quedó a tan solo 59 milésimas (con un tiempo de 33.61) de meterse en la final. Mejor tiempo realizó en la series, donde paró el crono en 33.55, tiempo que le valió las semis.

Al término de la prueba, la tinerfeña reconoció que había "notado la diferencia en el calentamiento. Me ha costado mucho calentar porque todos van a su ritmo, a su rollo y chocaba cada dos por tres con alguien".

Por su parte, su entrenador, José Luis Guadalupe, apuntó que las diferencias de este tipo de competición, con las que Alonso suele participar. "Estamos acostumbrados a ir a mundiales con franceses, británicos, y son más respetuosos y está todo más controlado".

Lo de este sábado, argumentó, "era un pequeño caos con 600 nadadores y Michelle no está acostumbrada; ese fue el impacto más grande".

Con esta participación, Guadalupe busca que un plus de experiencia para la tinerfeña, porque en su categoría en el panorama nacional, "ahora mismo no tiene rival".

Lo que esta claro para su entrenador, es que este día no lo olvidará nunca la canaria, ni tampoco el deporte de discapacitados, al tiempo que aseguró que "si no hay estas condiciones, a nivel paraolímpico, España no llegará a buen nivel a Tokio, porque otros países van por delante en inclusión".

practicodeporte@efe.es