La selección femenina sub-17 se proclamó campeona de Europa de la categoría tras derrotar a la de Alemania, en una final disputada en el Marijampole Stadium, en Lituania, donde la Rojita se tomó la revancha de las dos últimas ediciones.

Y es que las alemanas venían de vencer en las dos últimas finales a España, en esta misma categoría, y ambas en la tanda de penaltis. Nadie quería pensar en la delegación española en ese hecho. Fue muy duro en su momento, y más podría haber sido.

Pero no. El equipo español tuvo una gran dureza mental para saber conducir el partido a sus intereses y, lo más importante, fue más efectiva de cara a la portería rival, con una Eva Navarro genial.

Así España suma su cuarta corona continental, tras las conseguidas en los años2010, 2011 y 2015.

Inicio loco

El partido se inició sin un dominador del centro del campo. Ambas selecciones salieron en busca del gol, en un juego muy vertical, con continuas llegadas al área del rival, aunque sin acierto.

Los nervios de jugar una final provocaban que ni alemanas ni españolas pudieran hacer su juego. La tensión podía sobre la calidad aunque la emoción del resultado era suficiente para disfrutar con el choque, con dos equipos que solo pensaban en ganar.

Con el paso de los minutos fueron las germanas quienes más dispusieron de la pelota, aunque la Rojita buscó el contragolpe como arma para desequilibrar el marcador. Solo en los últimos cinco minutos se vio en verdaderos apuros el equipo español.

Primero por medio de la goleadora alemana Shekiera Martínez, nueve tantos en el torneo, cuyo remate de cabeza fue atajado por Catalina Coll. Dos minutos después fue Koster que se 'fabrica' una gran jugada, con remate final que fue respondido por la guardameta balear con una extraordinaria parada.

Dos de Navarro

Todo cambio en el inicio del segundo tiempo. Una perfecta combinación de Paula Arana, que se aprovechó de un fallo de las alemanas en el centro del campo, para Eva Navarro, permitió a la delantera murciana encarar a la meta germana y mandar el balón a la red.

Era el minuto 47, con 33 todavía por jugar. Como era de esperar, el tanto provocó la rápida reacción de las alemanas que se hicieron con el centro del campo. No obstante, las de Toña Is se mostraron convencidas del papel que tenían: Resguardarse en defensa, buscar el contragolpe y dejar pasar el tiempo, esperando que los nervios atenazaran al rival.

Y así lo hicieron. Supieron leer el partido, incluso en muchas fases pasaron más tiempo en campo contrario. A las alemanas les empezó a pesar el resultado. De hecho fueron los mejores minutos de España.

El equipo alemán lo intentó en los últimos minutos con todo, pero no era posible. La defensa española no dejó pasar ni una, mientras que al contragolpe la Rojita sí que llegaba. Primero avisó Salma Paralluelo en un o contra uno con la guardameta germana, que ganó ésta.

Pero luego vino el golazo de Eva Navarro que daba la tranquilidad al equipo español, con una soberbia jugada. Si se pensaba que la alemana Martínez iba a ser la estrella de esta último día, se encontraron con una Navarro extraordinaria.

practicodeporte@efe.es