La selección española femenina no pudo con Brasil en la lucha por la medalla de bronce en el Mundial de balonmano playa que se disputa en Kazán, con lo que se tuvo que conformar con la cuarta plaza.

No fue el día del equipo español, que tan buen juego realizó a lo largo de todo el torneo. Tras la derrota en semifinales ante Grecia en los shoot-out, España buscaba una reconfortante medalla de bronce. Pero no pudo ser.

Las Guerreras Arena perdieron el primer set por 14-12. Los dos equipos salieron a por todas, y no se dejó de luchar ni un sólo balón. No obstante, las brasileña estuvieron más acertadas y se hicieron con el parcial.

En la continuación, las brasileñas tomaron pronto ventaja (8-2) ante unas Guerreras Arena que se veían impotentes de contrarrestar la fortaleza de las brasileñas. El intento de presión en busca de acortar distancias, no tuvo éxito y, poco a poca las españolas, se fueron desesperando (11-4) ante la impotencia no poder reaccionar.

Y es que no encontraban huecos entre la defensa y la portera brasileñas, que cerraron todos los huecos al ataque español. Al final, derrota por 15-10.

Por su parte, el equipo masculino se impuso a Rusia y acabó el Mundial en quinta posición.

practicodeporte@efe.es