La esquiadora paralímpica Astrid Fina, medallista en los últimos Juegos de PyeongChang, ha completado una primera parte de la temporada con buenos resultados y fantásticas sensaciones, aunque sin olvidar que su gran reto de este 2018/19 será el próximo Campeonato del Mundo de Finlandia.

La rider catalana sigue demostrando que está en un gran estado de forma y a pesar de su éxito en la cita olímpica no está dispuesta a descansar. "Pensaba que después de los Juegos vendría la calma pero no ha sido precisamente así", ha explicado la deportista, que sonríe y presume de unos primeros resultados esperanzadores.

Buenos resultados iniciales

Hasta el momento ya acumula una medalla de plata lograda en los Países Bajos en la modalidad de Banked Slalom en la Copa de Europa de Landgraaf, donde estuvo siempre muy bien acompañada por su técnico Albert Mallol.

Para obtener ese formidable resultado, Fina pone el foco en su excelente pretemporada. "Ha sido clave esa buena base porque me ayudó a tener unos tiempos competitivos ya en es primera competición". Y es que la española no titubeó a la hora de marcharse durante tres semanas a Ushuaia (Argentina), haciendo ella misma el desembolso y con el único objetivo de llegar a punto a este nuevo curso.

Después llegó un resultado irregular en la primera prueba de la Copa del Mundo disputada tan solo días después en el propio territorio holandés, sin embargo, ahí ya se vieron buenas sensaciones, que se confirmaron en forma de medalla en Finlandia, en la Copa del Mundo de Pyhä.

Ahí se colgó la plata en Snowboard Cross, siendo superada únicamente por la holandesa Lisa Bunschoten. Y justo un día después logró otra medalla, esta vez de bronce. "Estoy viendo que el nivel del snowboard adaptado está creciendo mucho y eso es muy positivo", recalcó.

Ahora, tras estos primeros resultados, la rider nacional volverá a centrar sus esfuerzos en los entrenamientos, que la siguiente competición que tendrá será en febrero, en la Copa del Mundo Big White.

Objetivo, el Mundial

Pasada la prueba de Canadá, Astrid Fina encarará la siempre ilusionante cita de casa, la Copa del Mundo de La Molina entre el 4 y el 8 de marzo. "¿Presión? Para nada. Competir en casa me relaja, me saca los nervios y, por suerte, siempre me suele ir muy bien" asegura la medallista paralímpica.

Será el último test antes de afrontar el objetivo principal de la temporada, los Campeonatos del Mundo de Para Snowboard del 26 al 31 de marzo. El escenario, las ya conocidas pistas de Pyhä. "Es la prueba más importante porque de ese resultado dependerán muchas cosas, como seguir contando con la beca del plan ADO. Por suerte es a final de temporada y tenemos tiempo para llegar en un estado de forma perfecto".

practicodeporte@efe.es