A sus 19 años, Eva Guerrero ya tiene un nombre en el mundo del tenis. Campeona del Master Nacional sub-23 y formada y forjada en la Academia Sánchez Casal, la jugadora se marca como gran objetivo de la temporada escalar en el ránking para poder disputar la previa del Abierto de Australia 2020.

Y es que Guerrero reconoce que aunque le gustaría acabar el año entre las 150 mejores del mundo, sabe que es "una posición difícil de conseguir", aunque acabará feliz siempre y cuando pueda tener la posibilidad de disputar la próxima edición del primer Grand Slam de la temporada.

La española está de enhorabuena por los resultados obtenidos recientemente, donde destaca ese triunfo en el Masters Nacional sub-23, un torneo "muy especial" para ella no solo por haberlo ganado, sino por "cómo lo ha ganado".

Empezó a los cinco años

Es en estos momentos cuando también echa la vista atrás para comprobar cómo empezó todo y las dificultades que ha pasado con las lesiones. "Al tenis llegué casi por casualidad. Era una de las actividades extraescolares de mi colegio cuando tenía cinco años, pronto empezó a gustarme y vi que no se me daba nada mal. Así que decidí seguir y aquí estoy".

Sobre las lesiones, explica que son "muy duras, sobre todo al principio", pero también aclara que "si las superas te hacen más fuerte y también sirven para aprender a valorar los momentos en los que no estás lesionada". Y para ella el tenis es lo principal, porque según cuenta ahora mismo "ocupa la mayor parte" de su "vida. Es mi trabajo, pero también es mi pasión".

En esta entrevista, Eva Guerrero también ha querido explicar la importancia que para ella tiene la Academia Sánchez Casal. "Solamente tengo palabras de agradecimiento. Me ayudan siempre que pueden, hay un muy buen ambiente y compartes todo, tu competición, tus entrenamientos, tus sentimientos con otros jugadores".

practicodeporte@efe.es