Mucho se habla en las últimas semanas del gran futuro de las grandes promesas del atletismo español, con nombres como los de María Vicente, Jaël Bestué o Salma Paralluelo, pero no hay que olvidar a Bernat Erta, quien a sus 18 años se colgó la medalla de plata el el relevo de los 4x400 en el Europeo de Glasgow.

Jose Castán

Mucho se habla en las últimas semanas del gran futuro del atletismo español, con promesas como María Vicente, Jaël Bestué o Salma Paralluelo, pero a los que hay que unir el nombre de Bernat Erta, quien a sus 18 años se colgó la medalla de plata el el relevo de los 4x400 en el Europeo de Glasgow.

Precisamente el leridano cumplió la mayoría de edad, en los días previos al campeonato de España de Antequera, donde no sólo se coló en la final sino que se hizo con la medalla de bronce.

Entrenado por su padre Joaquim Erta, el atleta catalán mostró en la recta final de Glasgow que se trata de un deportista especial, de esos que están llamados a grandes hitos. A pesar de ser el benjamín del cuarteto español y de tener la responsabilidad de realizar la última posta, apretó hasta el final a uno de los grandes, el belga Kevin Borlée, y formó parte de otro récord de España (3.06:32).

Sin límites

La insatisfacción final de su rostro por no acabar delante del belga, que no se tornó en sonrisa ante la llegada de sus compañeros del relevo Óscar Husillos, Manuel Guijarro y Lucas Búa también denotan que se trata de un atleta sin límites a pesar de su temprana edad.

En Antequera, el leridano ya demostró su gran progresión, bajó en semifinales en casi un segundo su mejor marca, para dejarla en 47.62. Un tiempo que ratificó en la final, donde acabó en 47.64 y tercero. Entonces ya dijo que esa medalla era su mejor regalo de cumpleaños aunque todavía no soñaba con un metal continental.

De la progresión del catalán se espera mucho, más si se tiene en cuenta que se inició en el atletismo con 13 años aunque luego lo tuvo que dejar por problemas físicos, para volver al tartán con 16.

Aunque todavía no tiene claro cuál será su prueba definitiva, no descarta las vallas, sobre las que comenzó en este deporte, tiene claro que este verano puede bajar de los 47:00 segundos, con el objetivo puesto en el Europeo sub-20, en julio, explica en una entrevista en la web de la RFEAtletismo.

La fecha de este Europeo hace que prácticamente le descarte de poder formar parte del cuarteto de 4x400 del Mundial, en Doha a finales de septiembre, aunque no olvida que 2020 será año de Juegos Olímpicos, entonces tendrá 19 años y él quiere estar allí. "Lo vamos a intentar con muchísimas ganas".

Bernat Erta es uno más de esta gran generación del atletismo español, nacidos en el siglo XXI, y que ya destacan cuando todavía no han cumplido los 20 años. Vicente, Bestué, Erta o Paralluelo son ya parte del gran presente del atletismo español.

practicodeporte@efe.es