El alpinista vizcaíno Alex Txikon ha conseguido alcanzar este viernes el campo de altura número dos del K-2, en una jornada donde el viento ha tenido un papel predominante y la meteorología no ha terminado de acompañar.

Según ha contado el propio montañero tras llegar al campo 2, emprendieron la marcha cerca de las diez de la mañana y les llevó dos horas y media alcanzar la segunda parada de la ascensión, que está siendo dificultada por los fuertes vientos.

Hacia la cumbre

Después de pasar unos días en el campo base, la expedición liderada por el alpinista vasco ha emprendido el el camino hacia la cumbre. Seguidamente de alcanzar el campo uno el pasado jueves, han completado con éxito el recorrido hasta los 6.600 metros de altura tras superar la Chimenea House, un paso vertical de unos 25 metros situado entre los dos primeros campos.

Uno de los sherpas que le acompañan, Geljen, ha pasado mala noche, comenta Alex; "Estaba un poco justillo y le he mandado que regrese al campo base".

El resto de componentes, el propio Txikon y los sherpas Cheppal, Walung y Pasang, están "dentro de la tienda, tranquilos, calentitos, contentos y muy bien de fuerzas", y añade: "nos encontramos a la espera de que haga un poquito de buen tiempo y ver qué somos capaces de hacer".

Esperamos tener suerte con la meteo, como siga así, mejor bajarse porque está muy malo

[embed]https://www.youtube.com/watch?v=n4AknxlvSro[/embed]

Hasta donde están ahora en el campo 2, la ascensión está equipada con cuerdas fijas por el equipo de Txikon, explican, pero desde ese punto hacia arriba, es decir, lo que les queda por afrontar, el estado de la ruta es una incógnita.

900 metros de desnivel positivo

Desde el campo 2 hasta la cima, situada a 8.611 metros, hay novecientos metros de desnivel positivo y varios pasos técnicamente complicados como la Pirámide Negra o el Cuello de Botella, un canal estrecho dominado por seracs y que se ha cobrado trece de las últimas catorce muertes en esta montaña.

Subir por esta ruta sin haberla equipado con cuerda fija, o aprovechando cuerdas viejas, es un reto enorme

Tras permanecer una semana en el Nanga Parbat (8.126), el equipo de Txikon encontró los cuerpos de italiano Daniele Nardi y el británico Tom Ballard, tristemente fallecidos allí. Acto seguido regresaron nuevamente al K-2 para continuar con la expedición.

El montañero de Lemona quiere apurar los últimos días para conquistar la cima antes de que entre la primavera, lo que aumenta la dificultad de intentar un asalto a la cumbre con garantías.

practicodeporte@efe.com