PracticoDeporteDavid Ramiro

La selección española de ciclismo paralímpico concluyó su participación en el Mundial de Emmen (Holanda) con Ricardo Ten como protagonista por su oro en la prueba de ruta, con las dos platas de Sergio Garrote y las otras dos medallas que lograron el navarro Eduardo Santas y el tándem formado por Adolfo Bellido y Noel Martín.

En la última prueba del campeonato, Luis Miguel García Marquina, con su handbike en la clase MH3, dio la sorpresa al meterse en el grupo de cabeza de la prueba de ruta y se colgó el bronce tras un velocísimo tramo final en el que estuvo más rápido que el resto del pelotón.

El valenciano Ricardo Ten, tras dejar la natación en 2016, después de los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro, se ha reconvertido en un ciclista de éxito con el mérito añadido de hacerlo sin los dos brazos ni la pierna izquierda.

En el pasado Mundial de 2018 sumó un bronce en la contrarreloj individual y una plata en la prueba en línea, pero este año, tras ganar el Mundial de pista en marzo en Apeldoorn, se ha convertido en el primer ciclista español en ganar también en la misma temporada el oro en el Mundial de carretera.

Lo hizo con un carrera épica sobre el asfalto de Emmen en la que ganó a los ciclistas de su categoría, así como a los de la C2 y C3.

"Ganar así ha sido muy bestia. Me he emocionado. Ha sido una carrera durísima. Íbamos en un grupo muy numeroso y durante las primeras vueltas no hemos parado de oír gente caerse a nuestro alrededor. Hemos podido salvar todos los incidentes y luego resistir todos los tirones y cambios de ritmo que se han producido. Ganar por delante de los C2 y de los C3 ha sido increíble", dijo Ten, tras ganar la carrera.

En esa misma prueba, el navarro Eduardo Santas, de la clase C3, finalizó tercero y logró el bronce tras una gran remontada después de verse penalizado por una caída que hubo en la última curva.

Platas de Garrote y tándem

El tándem formado por Adolfo Bellido y Noel Martín refrendó su buen momento con una plata en la prueba de ruta del Mundial y que supone su segunda presea mundialista que consiguen en su carrera, tras el bronce del año pasado en Maniago (Italia).

Por su parte, Ignacio Ávila y Joan Font, campeones del mundo en 2018, finalizaron en la séptima posición tras completar los 103.16 kilómetros en 2h18.47.

Sergio Garrote, en su handbike de la categoría MH2, también se colgó la plata en la contrarreloj, solo por detrás del italiano Luca Mazzone, que le aventajó en meta por solo un segundo y medio.

Precisamente con Mazzone, y tras una caída en la última vuelta, Garrote se quedó sin el maillot arcoiris que acarició hasta casi el final en la prueba de ruta.

Con estas dos platas, el ciclista catalán redondeó una temporada magnífica en la que ha ganado todas las pruebas en línea de la Copa del Mundo.

Cerca del podio

Muy cerca de las medallas quedó el Team Relay de handbike formado por Luis Miguel García-Marquina, Sergio Garrote e Israel Rider. Cruzaron la meta en tercer lugar, pero tras una deliberación de los árbitros fueron despojados del bronce y relegados a la cuarta plaza por un supuesto roce con el alemán Vico Merklein en el final de la prueba.

También se quedó cerca de subir al podium Gonzalo García Abella en la prueba de triciclos T1, mientras que su compañero Joan Reinoso fue sexto en la T2.

España acudió al Mundial de ciclismo adaptado con veinte deportistas. La gran novedad en la convocatoria fue la inclusión del tándem femenino conformado por Ginesa 'Kuki' López y por la actual subcampeona de España élite de ciclismo en carretera, Irene Méndez, que finalizaron octavas en ruta y décimas en la contrarreloj en su debut internacional.

En la selección española destacó la presencia del veterano Juanjo Méndez, que a sus 55 años disputó su vigésimo primer Mundial y sigue en la élite del ciclismo internacional.

practicodeporte@efe.com