PracticoDeporteRedacción

Carlos Alcaraz volvió a demostrar que sus límites en el mundo del tenis son desconocidos y más que prometedores. A sus 17 años, el tenista español dio otra exhibición de juego ante el australiano Alex de Miñaur un tenista, que ya está en la élite de elegidos del tenis mundial, al que venció por 6-3, 2-6 y 6-4, y se clasificó para la final del torneo aniversario de la Academia Equelite JC Ferrero, en Villena (Alicante).

En la final, se enfrentará a Pablo Carreño, el número tres español será otro rival de mucho nivel para un Alcaraz que suma siete victorias de otros tantos partidos tras el parón.

El murciano, que ya se exhibió en la primera jornada ante el portugués Joao Sousa, 66 de la ATP,  volvió a mostrar un gran nivel de juego, lo que unido a su mentalidad ganadora, le pueden convertir en un jugador de época.

Y es que el pupilo de Juan Carlos Ferrero, ya llevaba años mostrando su gran futuro, pero desde que comenzó 2020, con permiso de la crisis sanitaria, no deja de sorprender y continuar su progresión.

Todo ello, se pudo contemplar este sábado en la central de la Equelite, su pista talismán, donde desde el inicio frenó la agresividad del australiano, quien se vio en muchos momentos impotente ante el juego del español.

Gran comienzo

Un 3-0 inicial para Alcaraz, a diferencia del partido frente a Sousa, donde tuvo que remontar un 0-6 inicial, le puso en franquicia. El break fue suficiente para sumar la primera manga (6-3).

Todo cambió en el segundo episodio. Ahora fue el 26 del mundo, quien desde el comienzo puso tierra de por medio, mucho más metido en el juego, ante un Alcaraz, que quizá notó la presión y la alta intensidad del primer set. Todo ello, supuso ir a un tercer set, tras el 2-6 para el australiano en el segundo.

Todo por decidir en el tercer y definitivo set, con un De Miñaur al que se le vio embalado en el parcial anterior, a por la final, y un Alcaraz con menos confianza y más parado. Peor el aprendiz volvió a sorprender. Recuperó la agresividad inicial con su derecha y esa inteligencia innata a la hora de elegir el golpe en cada momento.

Se puso con 2-0 a favor  y comenzó otra vez a gestionar la ventaja, algo nada fácil ante un rival que lo intentó, dispuso de sus ocasiones para recuperar el servicio, pero el tenista español supo jugar muy bien los puntos importantes, lo que le llevó al definitivo 6-4.

Alcaraz, sin freno

La progresión que ahora se aprecia de Carlos Alcaraz tan sólo fue frenada el pasado marzo por la pandemia del covid-19, ya el que murciano se disponía a jugar las fases previas de Indian Wells y Miami, gracias a sendas invitaciones de los organizadores, al igual que luego el Conde de Godó y el Madrid Mutua Open.

Ahora, con muchos torneos en el aire, el murciano lo tiene más complicado, pero cada ocasión que le ofrecen la parovecha.La semana pasada fue en la Liga Mapfre Valor, donde fue invitado y ganó, y ésta en el torno aniversario de su academia, donde a falta de la final, ya suma dos victorias de mucho prestigio.

practicodeporte@efe.com