Daniel Brito | PracticoDeporteMadrid

Alejandro Davidovich es una de las grandes promesas del tenis español. El joven de 20 años escala poco a poco puestos en el ránking individual masculino de la ATP.

Fue en mayo de 2019 cuando alcanzó su máxima posición en esa clasificación, colocándose en el puesto 127 (actualmente es el 131). Una hazaña más que considerable si se valora que a comienzos de 2017 ostentaba el lugar 859.

Sus primeras proezas con la raqueta fueron en la Escuela Municipal del Rincón de la Victoria para luego dar el salto al CD Racket, también en Fuengirola. Desde entonces, compite bajo las órdenes de Jorge Aguirre, con quien el jugador diestro ha ido puliendo cada vez más su revés a dos manos, y entrena habitualmente en el CT Hotel Don Carlos de Marbella.

Campeón júnior en Wimbledon

En 2017 su carrera comenzó a despuntar internacionalmente. El malagueño ganó el título de Wimbledon 2017 júnior en Londres con el orgullo de no haber perdido un solo set a lo largo del torneo.

También sumó a su palmarés el RPM Junior Open 2017 Categoría 1, gracias al cual consiguió ocupar, por aquel entonces, el séptimo puesto de la clasificación mundial júnior, un premio a su constancia y regularidad en la pista.

Sus últimos pasos A pesar de que 2019 no está siendo un año de grandes resultados, sí que se está convirtiendo en una temporada de asentamiento profesional para el joven andaluz.

En el ATP 250 de Estoril se postuló como una de las grandes revelaciones tras superar la fase clasificatoria. A solo un paso de jugar la final del torneo, fue derrotado en semifinales por el uruguayo Pablo Cuevas.

Otro campeonato en el que tuvo la oportunidad de participar fue en el último Mutua Madrid Open gracias a una invitación que el checo Tomas Berdych no pudo aceptar y terminó en sus manos. A pesar de la ilusión y el optimismo, Davidovich perdió contra el francés Richard Gasquet después de un duro partido.

Aunque en un principio no consiguió clasificarse para el cuadro principal de Roland Garros, la baja por lesión de última hora de Felix Auger-Alissime permitió al malagueño debutar en el torneo, ya que había quedado como reserva. En su primer partido cayó ante el australiano Jordan Thompson en tres sets en los que el español no pudo oponer resistencia.

Los últimos meses han sido bastante ajetreados para este hijo de padre sueco y madre rusa pero con raíces andaluzas que ha sabido sacar lo mejor de su revés a dos manos. Un revés que seguro otorgará muchas alegrías al tenis español.

La siguiente cita será la próxima semana en el torneo de Bastad (Suecia) y como el propio Davidovich ha escrito en Twitter, "vuelve la tierra batida".

practicodeporte@efe.com