PracticoDeporteRedacción

Las supuestas irregularidades financieras y su relación con el dopaje en la Federación Internacional de Halterofilia (IWF) serán las protagonistas de un informe que se presentará este jueves, dirigido por el canadiense Richard McLaren.

Precisamente McLaren fue el encargado del informe sobre el entramado de dopaje en Rusia, que supuso la suspensión deportiva de este país por cuatro años.

Fue la propia federación internacional la que encargó a McLaren que investigara estas circunstancias, tras la emisión de un reportaje en Alemania en el que se acusaba al presidente federativo, el húngaro Tamás Aján, de desvío de fondos, encubrimiento de prácticas dopantes y nepotismo, entre otras anomalías.

Aján, 40 años en la IWF

Tamás Aján ha sido durante 40 años el hombre fuerte de la IWF. Primero, 24 de ellos como secretario general, para luego convertirse en su presidente en el año 2000. Cargo que mantuvo hasta el pasado 22 de enero, cuando tuvo que dejar el cargo a la estadounidense Ursula Papandrea, debido a las acusaciones contra él en el citado reportaje periodístico.

Fue entonces cuando la nueva Ejecutiva decidió encargar a McLaren una investigación independiente, cuyos resultados se darán a conocer este jueves.

Aján , que siempre ha negado las acusaciones, dejó definitivamente el cargo el pasado 15 de abril, bajo la justificación de jubilarse, con 81 años.

Papandrea justificó el informe encargado debido a una circunstancia "extraordinaria pero necesaria" para aclarar las supuestas irregularidades.

Bajo vigilancia

Estos hechos no son nuevo en el mundo de la halterofilia, ya que la federación internacional lleva muchos años bajo vigilancia del Comité Olímpico Internacional debido a los múltiples casos de dopaje descubiertos en los últimos años gracias a los reanálisis de las muestras guardadas correspondientes a los Juegos tanto de Pekín 2008 como de Londres 2012, con hasta 61 casos de nuevos positivos que hicieron que las medallas cambiaran de dueños.

Ya en octubre de 2017 la IWF suspendió a nueve países por casos reiterados de dopaje. Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, China, Moldavia, Kazajistán, Rusia, Turquía y Ucrania, que no pudieron competir en los campeonatos del mundo del mes siguiente. Dos de ellos, China y Kazajistán, fueron los que más medallas ganaron en las pruebas de halterofilia de los Juegos de Río 2016, siete y seis respectivamente.

El COI admitió luego que en los últimos años la Federación había hecho progresos significativos, por lo que ya no peligraba su condición de deporte olímpico.

practicodeporte@efe.com