Atlético de Madrid y Barcelona, los dos grandes dominadores del fútbol femenino, volverán a poner en juego su hegemonía en la final de la Copa de la Reina el próximo 2 de junio en Mérida, tras solventar este sábado con bastantes apuros, supense, prórroga y desenlace en los penaltis (4-3), para las segundas, sus respectivos encuentros de semifinales, ambos disputados en Reus.

Sangre, sudor y lágrimas les costó a las azulgrana sellar el pase al partido por el título ante unas más que nunca leonas. Mariona Caldentey en el minuto 36, al cabecear un córner botado por la francesa Elise Bussaglia, había adelantado al Barça, pero en unos minutos finales frenéticos Eunate empató en el 82 de falta directa.

Así se llegó a la prórroga. La holandesa Lieke Martins volvió a poner en ventaja en el 94 a las blaugrana, pero acto seguido Lucía García Córdoba, que había marcado los dos tantos de la vuelta de semifinales ante la Real Sociedad, restableció la igualdad e, incluso, pudo sentenciar con un remate al palo en el 111.

Con la máxima emoción se llegó a la resolución desde el punto fatídico. La macedonia Andonova marcó el primero para el Barcelona, igualó Gimbert, anotó el segundo Vicky Losada y respondió para el Athletic Erika. La portera vasca Ainhoa detuvo el siguiente lanzamiento de la inglesa Duggan y Garazi marcó el tercero para el Athletic.

Toda la presión para las barcelonistas, pero Patri Guijarro marcó el suyo y las tornas se cambiaron porque en el siguiente Sandra Paños anuló el disparo de Eunate, a continuación la brasileña Andressa Alves firmó el cuarto y Lucía, la que había sido gran protagonista, lanzó al palo el tiro definitivo. Triste final para unas bravas leonas que cayeron de pie.

De esta forma, el Barcelona tendrá la posibilidad doble de revalidar el título copero y de vengarse del Atlético de Madrid, que por segundo año consecutivo les ha arrebatado la corona de la Liga Iberdrola.

Atleti, finalista 'in extremis'

El Atlético de Madrid se había convertido en el primer finalista de la Copa de la Reina de fútbol femenino, cuyas semifinales se disputan en L'Estadi Municipal de Reus, gracias a dos tantos 'in extremis' de la brasileña Ludmila da Silva en el minuto 89' y la española Ángela Sosa en el 93'.

Cuando el partido agonizaba y todo parecía conducir a la prórroga, el Atlético Femenino sacó su garra de flamante campeona de la Liga Iberdrola para repetir la final copera lograda el año pasado, tras un duelo de semfinales en el que el Granadilla Egastesa realizó también una gran actuación y peleó hasta el final.

El conjunto rojiblanco intentó llevar el mando del partido desde el principio en una primera parte igualada con alternativas para los dos equipos. El Granadilla Egastesa, gran revelación de la competición, quiso mostrar sus credenciales y aguantó los envites del Atlético y buscar sus oportunidades al contragolpe.

Kenti Robles, muy activa en el carril derecho, fue la protagonista de los primeros acercamientos en ataque del Atleti femenino. También Amanda Sampedro y Marta Corredera trataron de llevar peligro a la portería defendida por Pili González, que defendió las acometidas rojiblancas ayudada por una gran defensa.

Mientras que el Atlético lo intentaba en mayor medida por el carril derecho, el Granadilla contrarrestó con las galopadas por el flanco derecho con la velocidad de Ange N'Guessan. Sin embargo, la más clara de las tinerfeñas llegó en una contra que finalizó Martín Prieto por encima del arco defendido por Lola Gallardo.

Un desenlace de vértigo

La segunda parte arrancó con polémica después de que la colchonera Sonia González se plantase sola delante de Pili González, que golpeó el balón con la mano fuera del área un disparo que podía ir dirigido a portería, y en el que vio una cartulina amarilla protestada por las jugadoras atléticas que pedían un castigo mayor.

El Atlético trató de acelerar en la zona de ataque, aunque fue el equipo canario quien gozó de una gran ocasión con un buen balón de Ange N'Guessan sobre María José Pérez, que terminó en otra acción con polémica. Lola Gallardo salió a por el balón y chocó con la delantera del conjunto canario sin que la colegiada apreciase una posible falta muy protestada por el equipo canario.

El final del duelo parecía conducir al tiempo extra, pero fue entonces cuando un desenlace de vértigo dio al Atlético de Madrid el pase. Ludmila da Silva, que entró en la segunda mita, empujó el balón al fondo de las mallas para marcar el primero y, posteriormente, Ángela Sosa sentenció para llevar al Atlético a la gran final.

 

practicodeporte@efe.es